La impunidad debe tener final: Osorio Chong
22 diciembre, 2016
Próximo gobierno tendrá los recursos para seguir en la ruta de desarrollo: MGZ
23 diciembre, 2016

Palacios no hacen reyes; la injusticia de la justicia

El hábito no hace al monje, reza un adagio y en materia de justicia, ahora podría aplicarse aquello de que no solo los bellos palacios cambiarán a sus reyes. Ayer con bombo y platillo se inauguró la joya de la corona de la administración estatal, como lo es Ciudad Judicial. Un edificio bello, funcional y de vanguardia con lo mejor tecnológicamente y de confort para nuestros representantes de la justicia.
Fueron cientos de miles de pesos los invertidos en esa magna obra que forma parte de las acciones gubernamentales de Mariano González Zarur.
Todo es bello, hermoso y hasta suntuoso, pero –esas ganas de joder-, el edificio acaso cambiará las prácticas anquilosadas e impregnadas del tufo de la corrupción. Es pregunta.
Esa inauguración se da en el marco del descontento social, de ese de a pie que siente que sus autoridades judiciales ni son ciegas ni prontas ni expeditas, sino que se venden al mejor postor.
Muestra de esas dudas se dan, precisamente antes de la inauguración de ese edificio, por la liberación de una presunta secuestradora, de nombre Tania Carmona Camacho, quien había sido sentenciada a 95 años de prisión y al pago de una multa de 15 mil días de salario mínimo, equivalente a 920 mil 700 pesos.
El tufo de esta corrupción ha sido endilgado a los magistrado Mario Antonio de Jesús Jiménez y Rebeca Xicohténcatl Corona, quienes ordenaron la liberación de la mujer porque el abogado defensor no contaba con cédula profesional, por lo que el proceso se enfrentó “de manera inadecuada”.
Vaya argumentos. No lo comparto, aunque la presidenta del Poder Judicial, Elsa Cordero Martínez, defienda la actuación de ambos magistrados, que no es la primera ocasión que están –en especial, de Jesús Martínez- en medio de imputaciones de corrupción.
El fallo de verdad es una burla y más cuando el pasado 20 de junio, la Procuraduría General de Justicia del Estado se vanaglorió por este caso y al presumir que había conseguido que un juez penal condenara a Tania Carmona Camacho a 95 años de prisión y al pago de una multa de 15 mil días de salario mínimo, tras encontrarla culpable del delito de secuestro agravado en el año 2015.
El caso, recientemente recordado ampliamente por el periodista huamantleco, Fabián Robles Medrano, ocurrió la madrugada del 24 de febrero de 2013 cuando José Antonio Hernández López fue privado de su libertad afueras de su negocio ubicado en el barrio de San Antonio en Huamantla.
Los responsables de esos hechos fueron Tania Carmona Camacho, de 19 años, y Ernesto Vázquez Vega, así como Anselmo “N”, de 17 años, todos ellos originarios y vecinos de El Carmen Tequexquitla.
De acuerdo con el expediente que existe en el acta circunstanciada 780/2013/TLAX-3, los responsables contactaron a la familia de la víctima a quienes solicitaron un millón de pesos a cambio de su libertad.
Sin embargo, el rescate nunca ocurrió, ya que elementos judiciales encontraron el cuerpo de la víctima en un predio de San José Chiapa, Puebla, donde fue sepultado después de quitarle la vida el mismo día que fue secuestrado, y luego de que el hoy occiso reconociera a sus plagiarios, entre ellos a Tania Carmona quien había sido su novia.
Esa fue la realidad, pero hoy una de las responsables sale a la calle por una presunta irregularidad en el proceso. Entonces las dudas saltan a la vista: quiénes son los responsables de que esto ocurra. En dónde están nuestras autoridades y mañana qué más nos espera.
El hábito no hace al monje, ni los bellos palacios cambiarán a sus reyes. Ojalá la transparencia llegue hasta el ejercicio de las funciones de nuestros juzgadores y sea la legalidad la que impere, porque en este caso, el tufo de la ilegalidad es más que pestilente.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *