Nicolás Gutiérrez, nuevo secretario del ayuntamiento de Chiautempan
4 enero, 2017
Piden ex trabajadores de Zacatelco ser reinstalados en áreas laborales.
5 enero, 2017

Jonguitud Falcón, en sus manos la salud de Tlaxcala.

Salud y política son dos asuntos de cuidado, y a ambas pareciera que el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez No quiere dejar pasar la oportunidad de limpiar y hacer frente a las principales patologías que enferman al sector salud de la entidad y que lo tiene muy afectado: la política y el sindicalismo.
La designación de Alberto Jonguitud Falcón como titular de la Secretaría de Salud, sector que conforma la triada de prioridades gubernamentales, no es causal, por el contrario, estimo que tiene una serie de jugadas a distintas bandas, pero que la principal es la de acotar el poderío de una líder sindical y secretaria priista que añoró con adueñarse de esa posición, como lo es la química Blanca Águila.
Los antisueros se hacen con el mismo veneno. Por ello, la llegada del Hidalguense, persona cercana al actual Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, del quien fue su secretario de Salud cuando éste fue gobernador, trae un mensaje cargado de política pues es ese sector el que enfrenta diversos rezagos, ha sido coptado y es usado como parcela de poder.
No olvidar que al final del sexenio priista de Mariano González Zarur, ella cobró algunas facturas tras denunciar que en Tlaxcala hacían falta 230 médicos especialistas y 800 enfermeras y contrario a ello, había un alto índice de despido de personal.
Tras su denuncia y diversas movilizaciones, la líder la Sección 27 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA), logró algo con el ahora ex gobernador Mariano González Zarur, como en su momento lo hizo con otras autoridades.
Señalamientos por desfalco, robos, equipamiento inexistente y medicamentos caducos, en suma, despilfarro de recursos públicos, son algunos de los lastres que aquejan también el manejo administrativo de este sector tan noble que debe atender a 51 por ciento de la población tlaxcalteca que carece de seguridad social que otorga instituciones como IMSS, ISSSTE,
Por ello, el gobernador puso en manos del encargado de la política interna del país esa posición y se hizo para su equipo de un médico internista, que ya fue titular del ramo por ocho años en Hidalgo, amante de la lectura y el cine.
El señor Jonguitud Falcón tiene experiencia, hasta el pasado mes de mayo fue director general de Planeación y Desarrollo en Salud de la secretaría federal del ramo; bajo su tutela en esa área se diseñó e inició el Modelo de Atención Integral a la Salud, ideado como el medio que contribuye a asegurar el acceso efectivo de la población a servicios de salud de calidad y fortalece, al mismo tiempo, la estrategia de Atención Primaria a la Salud del presidente Enrique Peña Nieto.
También inició con los trabajos para contar con un sistema de atención prehospitalaria eficiente para quienes se encuentran en situación de urgencia, ya que la oportunidad determina en la mayoría de los casos la sobrevida del paciente y la disminución de secuelas.
Tiene experiencia, pero su pasado también genera dudas. En Hidalgo es recordado por la trágica mañana de 28 de julio de 2003. Él como director general de Servicios de Salud de esa entidad, junto con Tomás Herrera, entonces director de Servicios Periciales de la Procuraduría de Justicia del vecino estado, bajó de la regadera del baño de la casa de Gobierno, ubicada en la colonia Periodistas de Pachuca, el cuerpo de la entonces primera dama de allá, María Elena Sañudo Villarreal, esposa del entonces mandatario Manuel Ángel Núñez Soto. De esos hechos están los expedientes 12/DAP/253/2003, DISEPE-NEC/I/VIII/246/2003.
El reporte oficial de los hechos habla del suicidio de la esposa del entonces aspirante a la presidencia de la República, que se habría colgado con dos corbatas, pero reportes periodísticos dan cuenta de que murió de un balazo tras una discusión marital. Lo cierto, según el periodista Rafael Loret de Mola, es que nunca se supo la verdad, pues la escena del crimen fue alterada con la intervención del ahora secretario de Salud de Tlaxcala.
El ahora funcionario tlaxcalteca también fue denunciado por presuntos malos manejos de recursos públicos, en los que presuntamente habría incurrido en su ejercicio como delegado del Instituto de Seguridad y de Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en aquella entidad.
La Procuraduría General de la República a través de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Cometidos por Servidores Públicos y Contra la Administración de Justicia inició la entonces averiguación previa AP7PGR/UEIDCSPCAJ/SP/M-XXI/080/2012 en la que se le pretendía imputar responsabilidad penal en el presunto desvío de 131 mil 537 pesos, pero al final determinó el no ejercicio de la acción penal en contra de Alberto Jonguitud.
Con él como capitán del barco de la Salud, el gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez le decidió hacer frente a la realidad política y sindical del sector, el cual tiene la obligación de atender a más de 600 mil tlaxcaltecas que carecen de seguridad social.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *