Ciudadanía a favor del cambio de comerciantes por temporada.
23 enero, 2017
Pobladores dejan su basura en calles de Huamantla.
24 enero, 2017

No es lo mismo ser borracho que cantinero; nuestros diputados

No es lo mismo ser borracho que cantinero y eso lo han demostrado nuestros flamantes integrantes del Poder Legislativo local que prácticamente han dilapidado 24 días de su mandato constitucional en asuntos menores.
Las posturas y planteamientos que en campaña enarbolaron no han sido trasladados a sus respectivas curules, porque hasta el momento ninguna iniciativa y propuesta parlamentaria han hecho en beneficio social.
Además, la división de poderes que tanto presumen empieza a ponerse en tela de duda y no por el gobernador en turno, históricamente erigido como el gran legislador de Tlaxcala, sino por los propios congresistas que han dado muestras de inoperatividad y proclividad a una sumisión.
A 24 días de haber asumido el cargo, los diputados locales no han terminado de iniciar funciones y eso se nota en su desempeño, en su productividad y en sus labores pre y poslegislativas. Hasta ahora, aunque lo nieguen, siguen fungiendo como oficina de trámite del Ejecutivo en turno.
Muestra de ello es la presunta inconformidad que existía en torno a la terna para designar al titular de la Procuraduría General de Justicia del estado. Algunos se quejaron de la ausencia de idoneidad de los aspirantes, pero que al final sucumbieron ante el aval mayoritario -22 votos de 25 posibles- a favor de Tito Cervantes Zepeda.
Y del trabajo legislativo, nada, y cuando refiero que es nada no exagero.
Por ejemplo, los legisladores han mostrado yerro tras yerro en el proceso parlamentario. Desde la integración de la Junta de Coordinación y Concertación Política, hasta la conformación de lo que llamaron programa legislativo.
De todo ello son responsables los coordinadores de los grupos parlamentarios y desde luego, cada uno de los 25 diputados, que se han concentrado en asuntos de bagatela como la conformación y reparto de comisiones y ahora, de los órganos técnicos y administrativos del Poder Legislativo para dar paso a las asignación de espacios laborales que presumen tendrán en la Cámara de Diputados para colocar a sus amigos.
También algunos legisladores ya andan inquietos porque les dijeron –seguramente sus antecesores- que tenían espacios laborales en el Órgano de Fiscalización Superior; ya no ven la forma de reclamar éstos.
Las quejas entre ellos y en contra de los coordinadores de cada bancada ya empiezan aflorar. No todos los priistas están contentos con su líder de fracción como también existe descontento en el PRD y en el PAN en contra de sus coordinadores.
La perredista Floria María Hernández ya alzó la voz y advierte esa situación al reconocer que su partido está en riesgo inminente de convertirse en la dama de compañía, daifa o meretriz del gobierno en turno y amaga con renunciar a ésta.
En el PT, su otrora diputada Yazmín del Razo Pérez, renunció a su bancada por inconformidades en sus manejos y en el PRI, la inconformidad –fundada- aumenta en contra de su líder, Mariano González Aguirre.
Los diputados locales ya empezaron al enseñar el cobre y se afanan en darnos la razón de que no es lo mismo ser borracho que cantineros.
Al margen
Ni confrontación ni sumisión –sino todo lo contrario-, es como definió el presidente Enrique Peña Nieto la estrategia que el gobierno de México “debe seguir” al definir su relación con la administración de Estados Unidos que encabeza Donald Trump.
Mientras, nuestro presidente encuentra ese punto medio en las relaciones, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que la economía de México entró en un terreno difícil por los planes del gobierno del presidente estadounidense.
El director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, planteó un panorama cauto ya que las perspectivas para México están empañadas por la incertidumbre en torno a la política comercial de Estados Unidos, la cual, sumada a las condiciones financieras más restrictivas, frenará la actividad económica. Todo ello en perjuicio de la sociedad y de miles de tlaxcaltecas que están de aquél lado de la frontera norte y de sus familias en nuestra entidad, que dependen de ellos.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *