Niega Sagarpa que el amaranto esté en riesgo de desparecer
25 enero, 2017
Alcalde de Apizaco respaldado por gremio taurino.
26 enero, 2017

Abusos que deben ser sancionados son los heredados por ex alcaldes

Abusos, excesos, arbitrariedades, y hasta posible delitos, tratan de ocultar los ex presidentes municipales, quienes hicieron de la ilegalidad su sello y firma al momento de hacer las cosas, en especial, en el último año de sus respectivas administraciones municipales.
De acuerdo con un informe del Órgano de Fiscalización Superior (OFS), respecto al reporte de entrega-recepción de las administraciones municipales, existen señalamientos por sustracción de documentos, inexistencia de bienes, faltantes de inventarios, de recursos públicos y hasta pérdida o extravió de autos, maquinaria y equipo.
El documento hace advertir que prácticamente en la mayoría de las administraciones municipales hay abusos y excesos, y que los anteriores alcaldes hicieron del llamado año de hidalgo un verdadero festín: hasta con las jergas, trapeadores, cubetas y jabón cargaron algunos angelitos
Los ex presidentes municipales –una gran proporción de ellos, pues generalizar no es bueno-, tiene imputaciones graves que van desde peculado, uso indebido de recursos, falsificación de documentos, entre otros, mismas que de ser ciertas y fundadas, deberían generar por lo menos una andanada de denuncias penales en contra de los ex munícipes.
Solo por ello podría entender que 12 ex presidentes municipales se negaron e impidieron realizar de forma debida el proceso de entrega-recepción con las autoridades entrantes, a quienes uno y mil pretextos dieron para ello.
Son los casos de los ex alcaldes de Calpulalpan Vicente Hernández Roldán; Chiautempan, Antonio Mendoza Romero; Contla de Juan Cuamatzi, Filemón Acoltzi Nava; Españita, Miguel García Juárez, Ixtacuixtla, Tomás Vásquez; Papalotla, Israel Muñoz Muñoz; San Pablo del Monte, Marcelino Rojas; Santa Ana Nopalucan, Felipe Muñoz Barba, Tenancingo, José Ignacio Guzmán Lara; Terrenate, el suplente del ahora diputado, José Martín Rivera Barrios, Cuaxomulco, Raúl Aquilino Cervantes y de Zacatelco Francisco Román Sánchez, quienes incumplieron con su obligación de entregar dicha administración a sus sucesores.
De acuerdo con la Ley de Entrega-Recepción para el estado de Tlaxcala, el servidor público saliente que no entregue los asuntos y recursos a su cargo, será requerido de forma inmediata por el Órgano de Fiscalización Superior para que en un lapso no mayor de 15 días hábiles, contados a partir de la fecha de separación del empleo, cargo o comisión, cumpla con esta obligación. En este caso, el servidor público entrante al tomar posesión, o el encargado del despacho, levantará acta circunstanciada, con asistencia de dos testigos, dejando constancia del estado en que se encuentren los asuntos, haciéndolo del conocimiento del superior jerárquico y del Órgano de Fiscalización Superior para efectos del requerimiento y, en su caso, para que se promuevan las acciones que correspondan, en aplicación de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado de Tlaxcala. Si no obstante el requerimiento realizado, el servidor público saliente dejare de cumplir esta disposición, incurrirá en responsabilidad administrativa por lo que se le sancionará en términos de lo dispuesto en la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado de Tlaxcala, independientemente de las posibles responsabilidades de tipo penal o civil en las que, en su caso, hubiere incurrido con motivo del desempeño de su función.
Por eso, le agarro la palabra al presidente de la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso local, Alberto Amaro Corona, quien me dijo que debe meter a la cárcel a más de un ex funcionario o ex alcaldes que haya incurrido en irregularidades en el ejercicio de la función pública. Pues no hacerlo, reconoció, terminaría por enterrar la poquísima credibilidad que se tiene en torno al proceso de fiscalización en Tlaxcala y a la justicia.
Al margen:
Con el corazón por delante me sumo al dolor que ha generado en cientos de amigos y en especial de su familia y de su compañera de mil batallas, Gisela Santacruz, la pérdida de Rafael Molina Jiménez.
Oriundo de San Juan Totolac, de donde fue alcalde, Rafa, como le decían sus amigos, fue presidente estatal del PRD, ex diputado local, hombre de izquierda y de una gran bohemia que afloraba cuando llegaba a tocar su guitarra.
Fiel seguidor del Cruz Azul y aguerrido defensa –posición en la que llegó a jugar algunos encuentros con el equipo de mis amores, la Real Perrada-, desde aquí mi Rafa, mi reconocimiento a tu amistad, solidaridad y tu consejo sano…recuerdo esa excursión a manera de trabajo de campo y de ilustración; jamás la repetimos ni la repetiremos. Hasta pronto.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *