Si en Tlaxcala se hubieran unido los partidos, se tendría una Gobernadora de izquierda: Bejarano
1 febrero, 2017
DIF Huamatla se regulariza en servicios que ofrece.
2 febrero, 2017

Pobres, los del pueblo, nuestros diputados con vida de ricos

No puede haber diputados pobres, y mucho menos, cuando la aristocracia, la élite, los negocios y los diversos cargos públicos con retribuciones a costa de los impuestos que paga la gente, los han llevado a ocupar una de las 25 curules que ahora integran el Poder Legislativo de Tlaxcala.
No puede haber pobres, para eso está el resto de la población, esa que cada día que amanece debe preocuparse y ocuparse en ganar al menos para comprar el kilo de tortillas y los frijoles para los suyos.
Y para parecer lo que se es, pensamiento contrario a esa máxima que establece que para serlo hay que parecerlo, los nuevos inquilinos del Palacio Legislativo ya deshojan la margarita para hacerse de un nuevo y lujoso parque vehicular, porque son pesados los cientos de kilómetros que deben recorrer desde sus aposentos hasta su lugar de “trabajo”.
Ese pareciera el mensaje que el empresario constructor consentido en su momento de la administración estatal de Héctor Ortiz, Juan Carlos Sánchez García y hoy diputado, quiere dar con su pretensión de comprar nuevos autos para uso y disfrute de sus homólogos, y desde luego, él a la cabeza.
Como lo relató La Jornada de Oriente en su edición de este miércoles, a través de la Cornada, “el pueblo tiene la obligación de pagar los caprichos de sus legisladores. ¡Es de jodidos andar en vehículos modelo 2012!”.
El panista Juan Carlos Sánchez García, a la sazón presidente del Comité de Administración del Congreso local, decidió que es necesario hacerse de un nuevo parque vehicular, pues el que tiene asignado, como encargado del presupuesto, es impropio para su persona.
Como también, los que tiene en propiedad los diputados, no son los idóneos para el uso del presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política, el priista e hijo del ex gobernador de Tlaxcala, Mariano González Zarur, el ahora congresista Mariano González Aguirre y de paso, el presidente de la mesa directiva, el perredista Nahúm Atonal Ortiz.
La exigencia de los diputados por contar con nuevas unidades vehiculares, con cargo a los recursos que usted y yo pagamos vía impuestos, se da a un mes de que los legisladores asumieron su encargo y no pueden, dicen, darse vidas de pobres; esos, insisto, ya hay muchos.
Antes de que les autoricen esa compra, la que se dice, superará los 2 millones de pesos, al menos esa es la pretensión y que desde luego no quieren ni licitar, nuestros nada humildes congresistas tendrán que deshacerse de los tres autos que fueron adquiridos en la LX Legislatura local.
De estas pretensiones ya fueron informados los legisladores, quienes no pusieron objeción alguna en darse ese gusto, en especial, aquellos que se rasgan las vestiduras a favor, al menos en su discurso, de las clases menos pudientes y sobre todo, por el incremento en el costos de las gasolinas y el diésel.
Es más, existe un oficio emitido por el presidente del Comité de Administración del Congreso local, en el que justifica la necesidad de adquirir nuevos autos, al considerar que los tres con los que cuenta en Poder Legislativo local están muy traqueteados y no están en condiciones de uso para los diputados.
“Derivado del análisis físico-mecánico realizado al parque vehicular propiedad del Congreso del estado de Tlaxcala, se concluye que no están en condiciones de operación y seguridad, por lo que se toma el acuerdo de los integrantes del Comité de Administración, solicitar a ese cuerpo colegiado la autorización para la baja definitiva de los inventarios” de tres vehículos.
Se trata, detalla el oficio, de un auto Toyota Camry, modelo 2012, color negro, además de un Malibu modelo 2012, color blanco y un Passat modelo 2012, color gris metálico.
La petición se da a pesar de que los diputados no han transparentado el recurso que les dejaron etiquetado sus antecesores como apoyo para que cada uno de los 25 diputados adquiera un vehículo particular.
No puede haber diputados pobres, eso no es posible, pues ya Tlaxcala tiene muchos pobres.
Al margen
“Hay que pensar regionalmente y aprovechar las oportunidades así, en el caso Puebla-Tlaxcala somos la cuarta zona metropolitana más grande del país, tenemos grandes oportunidades, no podemos trabajar de modo aislado”, expresó el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, a manera de aspiración con respecto a la relación que espera tener con el nuevo mandatario poblano, José Antonio Galy Fayad.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *