El próximo 17 febrero se determinará el escenario final sobre la división de distritos electorales
2 febrero, 2017
Trabajadores de Zitlaltepec explotan ante falta de pago de salario.
3 febrero, 2017

Molestia social atemperada por la unidad nacionalista

La molestia social ante el incremento en el precio de los combustibles parece que se ha atemperado. La sensibilidad de los mexicanos ante el llamado –no creo que esporádico, sino auspiciado o apoyado por la élite gubernamental- de cerrar filas en torno al nacionalismo, por los embates y amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, han dado sus frutos.
Las movilizaciones que al inicio del año se gestaron en contra del llamado gasolinazo, por incremento en el precio de las gasolinas, diésel y gas licuado de petróleo ¬-14.2% en el precio de la Magna, 20.1% para la Premium y 16.5% en el diésel- han cedido y las existentes, poca repercusión y mucho menos cobertura tienen en el ámbito de los medios de comunicación, tanto locales como los llamados nacionales.
Los gobernadores, la mayoría de las autoridades de los tres niveles de gobierno, instancias gubernamentales y organismos autónomos, han puesto sobre la mesa medidas de austeridad racionalidad y recorte del gasto público para hacer frente a la situación económica del país, todo ello, aderezado siempre con el discurso de unidad para hacer frente a las complicaciones que trajo la llegada del magnate Donald Trump al gobierno del país más poderoso del mundo.
Sin embargo, hay sus excepciones. No he visto –no en discurso, sino en acciones- que partidos políticos renuncien al financiamiento público, que se obtiene del pago de nuestros impuestos, para realizar acciones o programas de atención social.
Los líderes de partido, todos, lo mismo de la izquierda, que de la derecha, y los del centro, también de aquellos que son de oposición o que los oficialistas, todos ven solo por su interés y han tomado de bandera política las determinaciones o bien, la inacción gubernamental para posicionarse con el electorado. Pero en los hechos, no han realizado nada pero nada en beneficio de la sociedad.
Y los partidos oficiales o aliados del gobierno, solo son comparsas de sus patrones en turno, pues la posición que juegan y la que les beneficia, les ha quitado la riqueza de disentir, de pensar y de debatir, pues “vivir fuera del presupuesto es un error”.
Por ello, seguramente mañana, el gobierno federal reculará en su pretensión y esquema en materia energética y aguantará el inminente incremento del precio de las gasolinas y el diésel para “un mejor momento”.
Analistas aseguran que es real el aumento de 5 por ciento en las gasolinas que requiere el sector -lo que representaría poco más de 70 centavos por litro o bien, casi 15 pesos más por una carga de 20 litros- ante el comportamiento del precio internacional de los hidrocarburos y del dólar; sin embargo, el gobierno asumirá este costo, el cual podría aplicar de manera acumulada con algunos incrementos que seguramente hará en el futuro.
En política los tiempos son movimientos y oro molido cuando de gobernabilidad se requiere o más, cuando se busca mantener el poder.
Por ello, su decisión no es un acto de benevolencia con sus gobernados, sino una estrategia más para mantener una unión nacional y sobre todo, evitar que el monstruo de mil cabezas de la inconformidad salga a las calles y destruya cualquier posibilidad –por mínima y lejana que sea vea ésta- de continuidad presidencial.
Como bien describe el maestro José Steinsleger: sin líderes y generales del pueblo nunca habrá cambios sociales y políticos de verdad. Y que los cambios de verdad irrumpen cuando todos andan medio loquitos y trastornados.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *