Lady Gaga presente en el show de medio tiempo del Super Bowl LI.
5 febrero, 2017
El INE podría quitar de uno a dos remolques que prestan servicio en municipios alejados
6 febrero, 2017

Buenas intenciones, llenan caminos al infierno

Las buenas intenciones sin acciones ni determinaciones solo quedan en eso. El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones, por ello es necesario y vital que el gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez de visos y claridad del derrotero que tendrá su administración.
Como profesional y estudioso en su área, sabe que la planeación y el establecimiento de políticas públicas, como normas, serán el sustento de su gobierno al cual ya le quedan menos meses.
No es que “se me quemen las habas” como en su momento le contestó el mandatario a un reportero, pero como ciudadano es conveniente conocer y ver cómo, con quiénes, para qué y desde luego, cuándo se articularán su plataforma político-electoral para abatir los rezagos de Tlaxcala.
De acuerdo con la Carta Magna local, la planeación del desarrollo económico y social del Estado es obligatoria para el poder público. La ley definirá los niveles de obligatoriedad, coordinación, concertación e inducción a los que concurrirán los sectores público, privado y social en esta materia y establecerá los requisitos y especificaciones que deberá cubrir el Plan Estatal de Desarrollo y los planes municipales.
En la planeación, conducción, orientación y dirección de las actividades económicas, el Gobierno del Estado tendrá la atribución de regular, promover e impulsar a los agentes económicos, para mantener y alentar la libre competencia y el bienestar social.
Las estrategias rectoras para alcanzar al desarrollo integral, serán incluidas en el Plan Estatal de Desarrollo con proyección a largo plazo.
Aunque anunció que ya trabaja en la integración de éste, adelantó que en su elaboración participarán diversos sectores de la población y liderazgos, para lo cual realizará mesas de trabajo con la participación de especialistas en los diversos rubros.
Seguramente la triada de las prioridades de su gobierno serán preponderantes. Educación salud y trabajo serán la punta de lanza en los paradigmas que ya alista o prevé diseñar y ojalá se aceleren estos, porque los encargados de esos rubros en su gabinete necesitan saber cómo y hacia dónde deben enfocar sus acciones.
Su visión es que en marzo esté listo el documento rector de su proyecto de gobierno, el cual deberá tener más acciones que buenas intenciones, porque insisto, el camino al infierno está empedrado de muchas de éstas, Tlaxcala requiere de actos y determinaciones a favor de la sociedad.
Al margen;
Lo dicho, el gobierno federal se iba a retractar y frenaría la determinación de aumentar el precio de las gasolinas y diésel. No es una graciosa concesión, cuando de gobernabilidad se trata. Existe la visión que el incremento vendrá en la segunda quincena de este incipiente mes de febrero.
La agonía del poder adquisitivo de la mayoría del pueblo mexicano continúa por otras dos semanas.
Por ello a veces se torna difícil atender de manera positiva a los llamados gubernamentales que piden sensibilidad y conciencia “de que el arranque del año ha sido muy difícil, no solamente para los trabajadores, porque los trabajadores tienen un empleo y reciben un ingreso, pero en general la población y las familias también tienen presión de gasto y hay tlaxcaltecas que no tienen empleo.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *