Llama Gobernador a cuidar el tamaño de los gobiernos, para evitar laudos laborales y basificación de personas
6 febrero, 2017
El Gobierno del estado revisará la posibilidad de rehabilitación la Plaza Bicentenario
7 febrero, 2017

Cerrar filas, obligación de gobierno estatal y municipios

Los gobiernos municipal y desde luego estatal tienen que cerrar filas entre sí, no solo para garantizar la estabilidad social, sino para impulsar el crecimiento de la entidad a los niveles que exigen las nuevas condiciones y desafíos nacionales e internacionales.
No solo con optimizar el gasto de las Comunas –como ayer pidió el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez a los alcaldes- se logrará el desarrollo de la entidad; se requiere de la suma de voluntades y muy en especial, es a través del cumplimiento irrestricto de funciones en cada ámbito, como se le dará rumbo y sentido al quehacer gubernamental.
Pese al discurso oficial de restricción financiera, al menos en el papel, Tlaxcala, según las proyecciones tendrá este año 17 mil 51 millones 457 mil 400 pesos de gasto, que representa un incremento superior en 19 por ciento con respecto al decreto de presupuesto para el ejercicio fiscal de 2016, que ascendió a 14 mil 262 millones 118 mil 500 pesos.
Es decir, la entidad contaría con 2 mil 789 millones de pesos adicionales a los que tuvo el último año de la pasada administración, mismos que deberían paliar la situación financiera que vive el país.
Esa situación también obliga a las autoridades tanto estatales como municipales, no solo a tener mejores logros, sino a transparentar aún más el ejercicio de los recursos que añoran los gobernados.
Los municipios también deben hacer su tarea y una de éstas es mejorar sus niveles de recaudación propia, pues para nadie es desconocido que por el cobro de impuestos municipales, la entidad ocupa una de las peores tasas recaudatorias del país.
La simplificación administrativa y abatir los niveles de cartera vencida en el pago de servicios como agua y predial, son dos asuntos pendientes de las Comunas, las cuales, si quieren mejorar sus condiciones, por ahí deberán empezar.
Por ello, cuando me refiero a cerrar filas entre los gobiernos municipal y estatal, no es para realizar una especie de logia o club de la buena amistad, sino de cumplir de manera irrestricta con las funciones conferidas por la Constitución federal y local, así como las leyes secundarias.
A nuestras autoridades nadie las puso a fuerza en el cargo que ostentan. Ellas llegaron ahí por gusto y merecimientos propios, por eso deben mostrar ya los tamaños de los que están hechas para impulsar acciones que convenzan a los gobernados de luchar y trabajar a su lado por el desarrollo de Tlaxcala.
Nadie le apuesta que les vaya mal a nuestras autoridades, solo queremos saber cómo y cuándo empezará esta nueva era de gobiernos.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *