El mandatario prevé promover a Tlaxcala en China en próximos días
9 marzo, 2017
Plantean adecuaciones a ley de la institución del ministerio público
10 marzo, 2017

Pero qué necesidad esa de aguantar malos resultados

Pero qué necesidad, dice una canción popular del malogrado Alberto Aguilera Valadez y que de verdad, ha de retumbar en los oídos del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, que tiene que cargar con las pifias reiteradas de sus funcionarios, en especial, con aquellos que carga como una especie de herencia.
Pero qué necesidad tendría de aguantar los yerros y desatinos de éstos. Pero qué necesidad tiene de mantenerlos. No encuentro, las respuestas, pero seguro, el mandatario las tiene y podrían ser de peso.
Quizá no quiere cargar con los efectos de los desatinos que le heredaron. Aunque, las consecuencias, sino son atendidas, serán peores.
Y todo ello viene a colación porque no veo ninguna necesidad de que tolere los yerros y omisiones de la Consejera Jurídica, María Benita Inés Bonilla Sosa o el empecinamiento de
Sergio Cuauhtémoc Lima López al frente de las notarías.
Ello porque un nuevo revés se concretó en contra del mandatario estatal por el tema de las notarías. El Juzgado Primero de Distrito del Vigésimo Octavo Circuito nuevamente emplazó a Mena Rodríguez para que en tres días de cabal cumplimiento a la ejecutoria dictada por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Sexto Circuito, que ordenó en su momento entregar todos los documentos inherentes a la función de 16 notarios suspendidos en su momento por el ex gobernador, Mariano González Zarur.
La orden es porque el director de Notarías y Registro Público de Tlaxcala, Lima López ha sido omiso en el cumplimiento del mandato judicial, ya que ha argumentado la imposibilidad de hacerlo porque “destruyó sellos” y porque no tienen libros de protocolo.
La actitud omisa, fue apercibida por la justicia federal, que de paso, advirtió hasta de la posibilidad de proceder en contra del mandatario, por omisión.
Aunque ayer mismo el mandatario aseguró que él ha cumplido con sus obligaciones, lo cierto es que no tiene necesidad alguna de tener estos conflictos legales, sobre todo, que desde un inicio ha dicho que acatará cualquier disposición legal u orden judicial.
Sin embargo, parece que sus funcionarios o los que ha acogido como suyos, no piensan igual. O acaso el mandato real de Mena Rodríguez es hacer como que cumplen con la ley, para dilatar más este asunto. Lo dudo, me niego a creerlo, pero si es así, tampoco hay necesidad.
Sobre todo, porque de continuar con la dilación u omisión en el cumplimiento del fallo judicial, el caso de los notarios podría llegar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y serían los ministros que iniciarían el procedimiento de destitución tanto del gobernador como del director de Notarías y Registro Público de Tlaxcala.
Pero qué necesidad de vivir esta situación. Aunque no guste la forma en la que fueron asignadas 16 notarías para Marcela Flores y Flores, Francisco Velásquez Nava, Alejandro Moreno Morales, Rubén Flores Leal, Osvaldo Ramírez Ortiz, Raúl Cuevas Sánchez, Eduardo Lozano Tovar, Liliana Eloísa García Barba, Carlos Eric Ixtlapale Carmona, Cesáreo Santamaría Madrid, Raquel Beatriz García Lozano, Verónica Sánchez Veana, Selene Cabrera García, Miguel Tízatl Santos, José Germán Alberto Escobar y Arrona y Aldo Calva Reyes, deben cumplir con la resolución o en su caso, litigarla, pero con personas que les aseguren mejores resultados.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *