Lo que piden los árbitros para reanudar la Liga MX.
11 marzo, 2017
La CONAGUA, estado y municipios realizarán estudio de mantos acuíferos en la zona de Huamantla
13 marzo, 2017

Los ajustes electorales del gabinete estatal

La estrategia gubernamental se empezó a ajustar. 70 días bastaron para que le gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez efectuara los primeros ajustes en su equipo más cercano al mandar al ex diputado local, Florentino Domínguez Ordóñez, a hacerse de la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI.
El hueco que dejó en el gabinete estatal será ocupado ahora por la todavía diputada federal, Edith Anabel Alvarado Varela, personaje hecho al rigor del ex gobernador Mariano González Zarur, a quien ella no tiene el empacho de llamar “papi”.
Desde 1999, con apenas 20 años de edad, Anabel llegó a la tutela de Mariano González Zarur, cuando el ahora ex gobernador asumió la dirigencia estatal del PRI. Ahí se conocieron y desde entonces, trazaron una buena amistad y cobijo político que la llevó, a ser la secretaria particular del mandatario estatal.
La licenciada en derecho por el Centro de Estudios Superiores de Tlaxcala y maestra en políticas públicas y política social en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, le gusta escuchar pero le gusta más que la escuchen. Ordena, organiza y delega funciones, pero cuando de tomar decisiones se trata es firme y no se inmuta al peligro.
Como en los toros, se torea como se es y ella es estoica de mano firme, como lo es su torero predilecto –ella es conocedora de la tauromaquia- José Tomás.
Por eso, su unción es una jugada política y electoral, así podría definirse este movimiento realizado por el gobernador para lograr el control del PRI; a Mena Rodríguez le urge ser visto ya como el primer priista y líder moral de ese instituto político en Tlaxcala.
Pero también hubo algo que no terminó de gustar a Mena Rodríguez en el proceder de su ahora ex homólogo y ahora colaborador y decidió hacer un enroque. Bien pudo apostarle a Alvarado Varela para hacerse del PRI, pero mejor optó por traerla a su lado.
Pero el titular del Ejecutivo local también requiere de quien le opere y coordine la política interna de Tlaxcala, quien conozca los grupos propios y ajenos, pero Marco Mena carece de un circulo amplio de políticos en la entidad a quien darle esa encomienda. No los conoce.
Llegó a Tlaxcala solo, después de su periplo en el ámbito federal, por ello ha echado mano de su amiga y confidente, a quien le une un aprecio personal, pues fue quien le tendió mucha ayuda cuando llegó a hacerse de la Secretaría de Turismo y ella despachaba como secretaria particular de “papi” González Zarur.
Pero ella todavía no puede asumir el cargo. Fue designada, pero no ha tomado protesta ni el cargo de manera oficial, aunque ya lo hace tras bambalinas.
El gobernador y la poblana de nacimiento tienen claro que no puede asumir todavía esa posición, porque la Constitución Federal se lo impide, ya que de acuerdo con la Carta Magna, los diputados y senadores propietarios durante el período de su encargo, no podrán desempeñar ninguna otra comisión o empleo de la Federación o de las entidades federativas por los cuales se disfrute sueldo, sin licencia previa de la Cámara respectiva; pero entonces cesarán en sus funciones representativas, mientras dure la nueva ocupación.
Por un momento, el gobernador, comentan, pensó en dar ese espacio a un político foráneo. Pero sabe que los tlaxcaltecas tienen diversos recelos al respecto y no tuvo de otra que buscar un grano de la misma mazorca para tratar de darle un relance a su gabinete, ese que tiene más de político y electoral que dé resultados en la administración pública.
Ahora, Anabel, la campeona de oratoria, tendrá que poner en práctica muchas de sus cualidades, pero sobre todo, la lealtad a su nuevo patrón no a su “papi”, en especial, si en ella se ciñe la próxima candidatura a la gubernatura de Tlaxcala.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *