La CONAGUA lamentó que 40 municipios descargan sus aguas residuales a los ríos Zahuapan y Atoyac
22 marzo, 2017
Disminuyó en un 20% ventas de productos del mar por temporada.
23 marzo, 2017

Tlaxcala y su delincuencia, ya no son hechos aislados

¿Tlaxcala, es una entidad segura? Eso lo hemos escuchado y en lo particular lo comparto, porque, a manera de consuelo, no vivimos condiciones de ingobernabilidad e inseguridad que enfrentan otras entidades del país, incluidas algunas vecinas a nuestro territorio.
Sin embargo, negar que la incidencia delictiva esté aumento sería engañarnos. Empezamos a ver cuestiones que solo conocíamos a través de medios de comunicación nacionales o regionales, pero lo cierto es que ya empiezan a sucederse.
No hay día, por desgracia, que no demos cuenta de hechos ocurridos en Tlaxcala que son lamentables y con mayor frecuencia, éstos tienen todo el sino y tufo que son perpetrados por delincuencia organizada.
O acaso ¿el robo a ductos de petróleos mexicanos lo hace un hampón en solitario? Y ¿el robo a carretera que azota la entidad es un hecho aislado? No, por desgracia de nosotros y contrario al discurso oficial, esto no es así.
En el primer bimestre del año Tlaxcala nuevamente encabeza el índice delictivo de robos a carretera. En los primeros 59 días del año –enero y febrero, según datos del reporte de Incidencia Delictiva del Fuero Común del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP)-, en nuestro territorio se cometieron 196 robos en carretera.
Es decir, 3.3 robos en promedio al día se cometieron en Tlaxcala, ubicándola en segundo lugar de incidencia. Y por desgracia, la zona Tequexquitla-Cuapiaxtla-Huamantla-Apizaco es la que registra una mayor incidencia de los 161 robos en carretera con violencia cometidos en este periodo.
Por ello, lo ocurrido ayer en Tequexquitla, y que enlutó no solo a las familias de los dos policías que fueron asesinados por las armas, presuntamente, de un comando, es además preocupante, digno de ocupación de las autoridades municipales, estatales y federales.
Al mediodía de este miércoles negro, allá en la zona conocida como cuatro caminos de aquél municipio, sujetos abrieron fuego desde un vehículo Nissan Sentra de color gris plata, en contra de los uniformados municipales de Tequexquitla, para luego darse a la fuga a toda prisa.
Los disparos hechos, lograron alcanzar a tres policías municipales vestidos de negro que estaban en ese punto y los cuales recibieron los impactos del arma de fuego, uno en el abdomen, otro en el hombro y uno más en el rostro, quedando Ángel -N- muerto en el sitio, mientras que su compañero, de nombre Alfonso, perdido la vida en el nosocomio a consecuencia de los impactos de bala.
El lamentable hecho –ocurrido en Tequexquitla, que cuenta según lo informado Carmelo Ramírez Hernández, director de Seguridad Pública y Tránsito del municipio, con 30 policías-, debe llamar la atención y a la reflexión de las autoridades de seguridad de los tres niveles de gobierno, que las políticas públicas para combatir a la delincuencia ya están rebasadas y que los hechos son llamadas de atención que deberán atenderse si no queremos que nuestra Tlaxcala se pierda a manos de la delincuencia.
Al margen:
Lo advertido aquí, en este mismo espacio la víspera, por desgracia se enriqueció con el paupérrimo resultado que tuvo el primer foro para la implementación del Sistema Estatal Anticorrupción, pomposamente matizado y que quieren renombrar como Sistema de Ética e Integridad Pública del Estado de Tlaxcala.
La convocatoria hecha por el priista Enrique Padilla reunió a no más de 50 personas, en su mayoría, personajes que fueron obligados a presentarse en dicho encuentro y que ocuparon el lugar de sus jefes, pues éstos prefirieron enviar a un representante. Había mucha más participación en un foro de mujeres que se realizaba en el mismo Palacio Legislativo que el efectuado en la sala de plenos.
Es más, hasta la mayoría de los propios legisladores decidieron no acudir a ese foro. Únicamente lo hicieron 12 congresistas, de los cuales, al final, solo dos mostraron interés en el tema y hasta participaron en la dinámica.
El diputado Enrique Padilla debe entender que la soberbia no es buena consejera y de continuar con ese talante, se cumpliría ese adagio que advierte que lo que mal empieza, mal acaba.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *