Se debe concientizar sobre la importancia de esterilizar a los perros y gatos: Janet Cordero
16 agosto, 2017
Emite la Sesa más de 40 mil certificados médicos por el regreso a clases
17 agosto, 2017

No mentir, apotema de Morena, que traicionan con Lorena

Aunque dice el refrán que lo único seguro en la vida es la muerte, en esto de las designaciones de candidaturas en el partido de San Andrés, solo la ex priista, ex perredista y ahora senadora del PT, Lorena Cuéllar Cisneros parece que tiene asegurada la candidatura a una diputación federal y será la abanderada en el distrito 03.

Ese espacio está reservado para ella y por segunda ocasión, será compañera de Andrés Manuel López Obrador en una aventura electoral. Con él ganó en 2012 las elecciones en Tlaxcala, solo que a diferencia del tabasqueño, solo ella pudo disfrutar de las mieles de esa victoria.

Sin embargo, esa nueva postulación va en contra de los mandamientos del indulgente San Andrés, pues López Obrador asegura que él y los que estén a su lado no deben mentir, ni robar ni traicionar.

De lo primero tengo ejemplos de que Lorena Cuéllar miente. Ella, con de 55 años de edad, nació en Tlaxcala y es licenciada en Educación Especial de la Universidad Autónoma de Tlaxcala, no tiene nada que hacer en la búsqueda de votos en el distrito 03, pues su residencia ha sido en la capital del estado y esa demarcación pertenece a otro distrito federal electoral.

En ese su feudo, Tlaxcala capital, fraguó todo lo que es y fue. Es nieta de dos ex gobernadores priistas, como fueron Crisanto Cuéllar y Joaquín Cisneros. Militó en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) de 1991 a 2011, al que se afilió a los 29 años de edad, según el Sistema de Información Legislativa y el atlas político. Entre 2002 y 2011 se desempeñó como síndico, diputada local en dos ocasiones y alcalde Tlaxcala, todo por el tricolor.

Después en 2012 renunció al tricolor y se hizo perredista de ocasión, para hacerse senadora y después candidata al gobierno del estado, desde entonces, asegura, que por sus venas corre un torrente de izquierda.

También sobre ella hay un dejo de mentira por aquello de sus propiedades y sus bienes. Aunque al inicio de la campaña electoral aseguró que no tenía bienes, bueno, solo uno, que es una vivienda ubicada en la calle 20 de noviembre de la ciudad capital, después la realidad fue otra.

“Lo que pude construir con mi vida de política es esta casa, mi tía me la vendió en su momento cuando yo era muy joven, era maestra de grupo y tenía muchas carencias, tuve que sacar un préstamo… a la fecha es lo que tengo”, dijo a la periodista Guadalupe de la Luz.

Sin embargo, semanas después, a la sazón de la contienda y obligada por las circunstancias, se conocieron sus propiedades. Evidenció que no tenía una sola propiedad, sino ocho y no solo eso, sino que éstas fueron valuadas en cantidades risibles, pues una vivienda la compró en cinco pesos, otra en 57, otra en 133 pesos y otra más133.50 pesos.

1.- Casa en la capital de Tlaxcala, de mil 500 metros cuadrados de superficie, de los cuales 650 metros cuadrados son de construcción, por la que pagó de contado 133 mil viejos pesos en 1987, equivalentes a 133 pesos actuales.

2.- Casa en Panotla, Tlaxcala, con superficie de 268.25 metros cuadrados, pagada de contado en cinco mil viejos pesos, en 1986, es decir, cinco pesos de ahora.

3.- Casa en la capital de Tlaxcala, de mil 954.35 metros cuadrados de superficie, de los cuales 153.45 metros cuadrados son de construcción, la cual heredó en 2014 y cuyo valor en escritura pública es de 133 mil 500 viejos pesos, equivalentes a 133 pesos con 50 centavos actuales.

4.- Casa en la capital de Tlaxcala de 153.19 metros cuadrados de superficie que heredó en 2014, valuada, según su declaración, en 57 mil viejos pesos, que representan 57 pesos de los que usamos hoy en día.

Entonces se postularía a una candidata que incumple con ese principio de “no mentir”. Las indulgencias de San Andrés dudo que eximan de esta condición a la senadora. Sé que estas líneas desatarán la ira de sus cachorros y lacayos, pero la verdad pesa.

A pesar de  la reserva de la candidatura para Cuéllar Cisneros, quien por cierto tiene a cuestas solo una derrota electoral en su historia, eso es de reconocerse, hay muchos soñadores que tienen la vela prendida a San Andrés, como lo es la perredista Catalina Flores, Ana Lilia Rivera –en caso de no prosperar su postulación al Senado-, entre otras, quienes tratarán que el dedo del designador se incline hacia ellas.

Al margen:

Desde estas líneas un reconocimiento a 25 años de trayectoria; sin titubear en su forma de ser: irreverente, ácido e incorrecto políticamente. Las vueltas de la vida en él son ejemplo. Siempre, hasta ahora, se ha repuesto a sus demonios; espero leerlo otros 25 años así. Gracias por tus enseñanzas Juan Ramón Nava Flores.

 

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *