Generaron 16 municipios daño patrimonial por 146.4 mdp
22 agosto, 2017
Participa SESA en reunión de la red de municipios por la salud.
23 agosto, 2017

¿Ex alcaldes corruptos? Y la cárcel para cuándo

Vaya boquete financiero que le hicieron a las arcas municipales 16 presuntos vivales que despacharon como presidentes municipales hasta el pasado 31 de diciembre; tan solo en el último trimestre de sus respectivos mandatos, malversaron –no me consta que se los hayan quedado- algo así como 146 millones 442 mil 187 pesos, pesos más o pesos menos.

Eso se advierte de los dictámenes de cuentas públicas del último trimestre de 2016 de ese número de Comunas, en las que se supo que los ex presidentes  incurrieron en diversas anomalías como registrar pagos que nunca se hicieron, también en hacer gastos improcedentes, falta de documentación, inexistencia de obras, deudores diversos, falta de pago de impuestos, duplicidad de pagos, y hasta por préstamos a funcionarios, aviadores, y en algunos casos, prácticamente por no informar el uso y destino de esas partidas.

Con lo que se llevaron o malversaron esos ex munícipes, para que usted amigo lector observe la magnitud de ese boquete, habría alcanzado para dotar de una beca a todos los estudiantes -76 mil 154 para el presente ciclo escolar- de educación secundaria de escuelas públicas que existen a la largo y ancho de nuestra querida la entidad, quienes de acuerdo con las reglas de operación del sistema de apoyos educativos, reciben hasta 2 mil pesos por ciclo escolar.

Los ex munícipes –y sus respectivos séquitos- que malversaron fondos fueron los de Calpulalpan, Chiautempan, Cuaxomulco, Cuapiaxtla, Tequexquitla, Ixtacuixtla, Muñoz de Domingo Arenas, Nativítas, Axocomanitla, Tecopilco, Sanctórum de Lázaro Cárdenas, Santa Apolonia Teacalco, Santa Isabel Xiloxoxtla, Tlaxcala, Tlaxco y Xaloztoc.

Sin embargo, pese a las pruebas documentales que presuntamente existen en contra de ellos, las probabilidades de enjuiciar y proceder penalmente en contra de algunos de los responsables es más que mínima.

Históricamente los alcaldes y ex autoridades municipales que han cometido excesos, como los ayer advertidos por el Congreso local, no son sancionados. Ahí están los casos de Carlos Ixtlapale –quien hasta con los perros del ayuntamiento de Huamantla cargó, o Rogelio Palafox, o Pedro Pérez Lira de Tlaxcala, y una larga lista de abusivos que nunca fueron sancionados.

Por ello, los congresistas están en la mejor oportunidad de establecer un precedente en el proceso fiscalizador al establecer sanciones ejemplares a quienes dañaron las arcas del estado con la única finalidad de saciar sus intereses personales.

No hacerlo así sería traicionar su palabra y servirían de comparsa de los que ahora evidencian.

Podrían, en su descargo, asegurar que ahora el asunto está en la cancha de la Procuraduría General de Justicia del estado, pero si hay voluntad, lo hay todo, sobre todo cuando se busca sancionar la presunta corrupción que existe en el ejercicio de la función pública.

Y todavía con esos antecedentes, muchos de los hoy evidenciados como ex alcaldes quieren participar en los comicios federales y locales del próximo año. Ahí están los panistas Adolfo Escobar y Vicente Hernández Roldán de Tlaxcala y Calpulalpan, respectivamente, o Antonio Mendoza Romero de Chiautempan, o los priistas Tomás Vázquez y Cuauhtémoc Barranco Palacio de Ixtacuixtla y Nativítas, respectivamente.

Vaya desfachatez y sino, al tiempo.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *