Platica gobierno del estado con tres operadoras para reactivar inmueble de Atlihuetzia
5 septiembre, 2017
SEDENA y la CES localizan camioneta con hidrocarburo ilegal.
6 septiembre, 2017

PAN, insípido e indigestante por las ambiciones de sus componentes

Hoy como nunca, en su historia reciente, el Partido Acción Nacional (PAN) vive una de las peores crisis internas. Las ambiciones y aspiraciones personales han llevado a este instituto político a olvidar sus principios, la dignidad de la persona humana y el bien común, para abocarse a una pugna por el poder.

En esa situación se están llevando en los pies la posibilidad de recuperar la titularidad del Ejecutivo  federal. Es, como partido, la segunda opción del electorado por ganar las elecciones presidenciales. Y de oposición al partido en el gobierno federal, el PRI, es la segunda fuerza con mayor número de gobiernos estatales, ya sea en solitario o con una coalición.

El líder nacional del PAN, Ricardo Anaya ha hecho todo lo posible e imposible para sumir a su partido en esta condición. Como presidente no ha sabido coordinar las acciones y estrategias para aprovechar el aquí y ahora para enfrentar en mejores condiciones la contienda presidencial.

Sus aspiraciones presidenciales por encabezar el ejército panista en su batalla presidencial lo han llevado a perder la visión de todo el campo de batalla. Apostará todo para ser candidato presidencial y sacar adelante el Frente Amplio con el PRD y Movimiento Ciudadano. Es una apuesta ya planteada que el dirigente del PAN ha asumido al costo que sea. Es el único esquema en que se siente, él mismo, el candidato del frente a nivel federal, mientras que el PRD tendría la candidatura en la Ciudad de México.

Anaya, al no abrir ningún espacio a sus adversarios internos, ha generado una crisis en el panismo cuyas dimensiones no se terminan de vislumbrar. No se trata sólo de un grupo de senadores que rompen con el presidente del partido, sino también de varios gobernadores y de personajes con presencia y peso como Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, además de Gustavo Madero y otros con los que ya había roto en el pasado. Esta crisis, hay que insistir en ello, no deviene de diferencias respecto al fiscal general de la República (diferencias que existen y que tampoco tuvieron espacio para ser analizadas y canalizadas), es una crisis que viene incubándose desde que el PAN decidió sus candidaturas para los comicios del 2016 y se desencadenó cuando ganó siete gubernaturas ese año y Ricardo sintió que la candidatura era suya, excluyendo a los demás jugadores

Y las condiciones son peores cuando no se ve por ningún lado un posible entendimiento entre los grupos  y actores como Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle y sobre todo con el esposo de la primera, el ex presidente Felipe Calderón; hay muchos intereses, condimentados con agravios y enconos; se están dando inusualmente con todo y su bien común se lo han pasado por el arco del triunfo.

Y desde la barrera, alejado –que va, tiene las manos hasta dentro- de esos conflictos, aunque azuza y alienta éstos a su favor, el PRI-gobierno le apuesta a que este conflicto crezca como una bola de nieve que nadie ni nada pueda detener y con ello, mejorar sus pírricas y devaluadas condiciones para enfrentar el proceso de sucesión presidencial.

A río revuelto, ganancias de pescadores o el pez por la boca muere, y el PAN podría llevarse a sus aliados a un precipicio electoral que difícilmente saldrán sin daños e imposible que de ello saquen alguna ganancia.

 Al margen:

Ayer oficializaron PAN-PRD-Movimiento Ciudadano su intención de participar en un Frente Común en los comicios federales de 2018. La suma de siglas y recursos, hacen esa fórmula temida. Aunque sus promotores y aliados no pueden tirarse a la chorcha en sus proyecciones, porque sus emblemas por sí solos no son garantía de triunfo, ya que ni todos los panistas votarán por el PRD ni los perredistas por PAN.

Si sus ilusiones no se sustentan en constancia y capacidad electoral, además de encerrar sus demonios de la división y confrontación, desde ahora les digo que la idea de una nueva alternancia podría indigestárseles.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *