México se prepara para recibir a los “Dreamers”, asegura Anabel Alvarado
16 septiembre, 2017
Buscan fincar responsabilidad a exalcalde de Zacatelco por robo
18 septiembre, 2017

Mucho dinero a partidos pese a escasa representatividad

Los partidos políticos se han convertido en una carga muy pesada para el erario y sobre todo para la ciudadanía, que no se siente representados por éstos.

El próximo año, en el que viviremos la llamada madre de todas las elecciones, por la concurrencia de comicios federales con estatales, los nueve partidos políticos con registro nacional, más los estatales, que en el caso de Tlaxcala suman otros dos, costarán al erario algo así como 11 mil 904 millones de pesos, cifra que representa, por ejemplo, 67 por ciento del presupuesto previsto para el próximo año para nuestra entidad.

El próximo año los partidos políticos no sólo recibirán la cifra histórica de 6 mil 778 millones de pesos que les aprobó el Instituto Nacional Electoral (INE), sino que el gasto a las fuerzas electorales será casi el doble.

De acuerdo con la Ley General de Partidos Políticos, éstos, además de recibir financiamiento público federal también reciben una importante suma de cada uno de los estados, por ello, aplicando dicho mandato y su respectiva fórmula, lo que realmente tendrán para gastar en 2018 todas las fuerzas electorales será de 11 mil 904 millones de pesos.

El presupuesto aprobado por el INE prevé que los partidos políticos, para la elección federal de 2018, tendrán recursos por 6 mil 778 millones de pesos, de los cuales 4 mil 200 millones son para el gasto ordinario de éstos y 2 mil 100 millones para gasto de campaña. Pero solo en el rubro federal.

La Ley General de Partidos Políticos establece que para obtener el gasto ordinario de los partidos políticos se multiplica el 65 por ciento de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) —que desde enero de 2016 sustituyó al salario mínimo— por el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral.

De ese monto, se entrega un 50 por ciento adicional si hay elección presidencial, o 30 por ciento más si sólo hay elecciones legislativas.

Sin embargo, desde 2014, con la aprobación de la Reforma Política, esta misma fórmula aplica en los estados del país, por lo que el dinero que recibirán los partidos políticos aumenta casi  en 50 por ciento considerando los recursos que tendrán para gasto ordinario y para gasto de campaña en los estados con comicios locales.

Por ello, la cifra se hace alta, porque seguramente esos recursos podrían ser utilizados en otras acciones de mayor necesidad social, esas que requieren los grupos sociales menos favorecidos.

De esta condición reviste gran importancia el movimiento ciudadano denominado sin voto no hay dinero, el cual busca reducir el financiamiento público a partidos.

A partir de la aprobación y validación de la llamada Ley Kumamoto o Ley Sin voto no hay dinero, en el estado de Jalisco, existe un movimiento nacional para reducir el financiamiento a los partidos, pues a través de ésta se prevé que éste se fijará anualmente multiplicando el número de ciudadanos inscritos en el Padrón Electoral por 20 por ciento del valor diario de la UMA, 30 por ciento  de la cantidad que resulte se distribuirá entre los partidos políticos en forma igualitaria, y 70 por ciento restante de acuerdo con el porcentaje de votos que hubiera obtenido en la elección de diputados inmediata anterior.

En años electorales, el financiamiento para actividades ordinarias se fijará anualmente multiplicando el número total de los votos obtenidos –no del padrón- en la elección de diputados por 65 por ciento del valor diario de una UMA, 30 por ciento de la cantidad que resulte se distribuirá entre los partidos políticos en forma igualitaria, y el restante 70 por ciento  de acuerdo con el porcentaje de votos que hubiera obtenido en la elección de diputados inmediata anterior.

Así, quien tenga mayor nivel de convencimiento ciudadano y con ello representatividad podrán acceder a más recursos. Eso garantizaría no tener más partidos parásitos o satelitales, sin representación y en especial, que el recurso público se destine a otras acciones de verdadero beneficio social.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *