Retira la SEPE sobre la oferta de becas apócrifas en la entidad
21 noviembre, 2017
Dan ‘luz verde’ a Morena para coaligarse en Tlaxcala rumbo al 2018
22 noviembre, 2017

Purga verde con sabor amargo, en la que se les va hasta Alma

Una purga verde, con sabor muy pero muy amargo, es la que está preparando en infusión en el Partido Verde Ecologista de México en Tlaxcala; es más, las primeras cucharadas del brebaje ya han hecho efecto en la humanidad de ese instituto político  auto expulsando a eso que les ha hecho mucho daño. Esa es la visión del curandero Jaime Piñón Valdivia, quien desde hace unos años que mantiene el control de esa franquicia y desde ese consultorio ya tiene avances en la purga política de personajes que considera, solo han visto la forma de medrar y obtener amplias ganancias de lo que la militancia hace en el estado número 29 del país.

El remedio ya hizo efecto, al grado que la ex dueña del PVEM, esa que vino a relevar en la conducción del mismo a Francisco Javier Reséndiz, Alma Lucía Arzaluz Alonso ya puso pies en polvareda y en Tlaxcala, su figura no solo ya no luce, sino que nada impacta en las decisiones de los ecologistas.

Y con ella, sin madre y protectora política se quedaron varios.

Uno de ellos es Ramiro Vivanco Chedraui, quien llegó a la entidad como secretario técnico de Arzaluz Alonso cuando ella fue impuesta a los tlaxcaltecas como diputada local; tras su paso en el Legislativo, fue designado regidor de Huamantla y actualmente despacha como delegado de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Él ya dejó de tener vida en el PVEM, se auto excluyó, y desde este año hizo sus amarres en el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) para tratar de ser, en primera instancia, candidato a diputado federal por el distrito 01; sin embargo, su exigua penetración entre el electorado lo relegó de sus sueños al verse superado por José de la Luz Sosa Salinas.

Ahora, como premio de consolación busca que al menos tenga la candidatura a diputado local por el distrito 10 con cabecera en Huamantla. Mientras, él sabe que ya no tiene vida en el PVEM y sus días como delegado federal son menos.

Otro fresaquerubín ecologista que se auto excluyó de ese partido es el ex diputado local y múltiple ex candidato a legislador, Mario Enrique Aguilar Caldelas. El empresario también enfrenta los efectos de la purga, y su salida se dio casi emulando los fuertes ruidos que generan su moto tipo turista, ese armatoste lujoso que le gusta presumir.

También se fue Albino Mendieta Lira, aunque creo que nunca estuvo, a pesar de las ganancias que obtuvo al manejar o mal administrar las arcas del partido. El gris diputado local, quien ahora forma parte de la fuerza aérea del municipio de Tetlanohcan, del cual uno de sus hermanos preside, decidió dejar al Verde al reconocer que ya no tenía quien viera y defendiera sus exiguas capacidades.

También están los casos de la ex presidenta municipal de Tetlatlahuca, Yulma Cervantes; el ex regidor de Tlaxcala y ex vocero del partido, Fernando Jareck González Zamora; el ex regidor de Apetatitlán, Mauro Lira Flores, el ex munícipe de Emiliano Zapata, Eder Montiel Hernández, entre otros tantos que sin enfrentar algún proceso por incumplir los estatutos del partido, dejaron de hacer vida partidista, pues la auto purga del grupo de Arzaluz Alonso los alcanzó.

Con todo ello, ahora las huestes de Piñón Valdivia y Efraín Flores Hernández, actual titular de la Coordinación General de Ecología, están obligadas a fortalecer las estructuras partidistas, porque de lo contrario, un nuevo ciclo como el que vivió Javier Reséndiz y que también alcanzó a Arzaluz Alonso, pudiera cobrarles la factura y podrían en el futuro recibir una cucharada de su propio brebaje hecho purga.

 

 

una de sus principales

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *