No afecta o beneficia a Pronto el alza al pasaje: Nidya Cano
27 diciembre, 2017
El ISSSTE no ha podio subsanar el déficit de especialistas
28 diciembre, 2017

Como el cohetero; con el alza al precio del pasaje

Como el cohetero, que con todos queda mal, así es el caso del gobierno del estado que con la autorización del incremento de 50 centavos en la tarifa de la parada mínima, no logró congratularse con los permisionarios o concesionarios del transporte público de pasajeros y desde luego mucho menos con la sociedad.

Este miércoles, amanecimos con el anuncio de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (Secte) de que la nueva tarifa para el servicio público de pasajeros será de 7 pesos la parada mínima, que comprende de uno a seis kilómetros, más 10 centavos por cada kilómetro adicional de recorrido, la cual entrará en vigor a partir de este 27 de diciembre.

Esta medida representa un incremento de 7.69 por ciento con relación a los 6.50 pesos de la tarifa que se mantuvo vigente hasta el 26 de diciembre de 2017.

Para el caso del servicio de transporte público de primera, la tarifa se estableció en 8 pesos.

La Dirección de Transporte de la Secte detalló que la nueva tarifa se acordó después de haber realizado el estudio técnico correspondiente, también se tomó en cuenta que el último aumento se dio en el año 2013, el gasto que representó para los concesionarios la modernización de sus unidades en 2014, así como el aumento al precio del combustible.

La Secte informó que con esta nueva disposición se cumple con los artículos 44 de la Ley de Comunicaciones y Transportes del Estado de Tlaxcala; 7, 72, 73, 75 y 77 del Reglamento de la misma ley en materia de transporte público y privado, y el artículo 15, fracción XXXIII, del Reglamento Interior de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado.

La determinación no gustó a nadie. Como es obvio, los primeros inconformes con esta determinación fueron los usuarios del transporte público, quienes consideran que el costo no es asequible con respecto al servicio. Comparado con otras entidades, en Tlaxcala el servicio de transporte público es caro con respecto a la distancia recorrida y a las unidades que son utilizadas para ese fin.

La mayoría de los vehículos que son usados para prestar el servicio son de modelos superiores a los 10 años de antigüedad, están en mal estado, sin condiciones de higiene y seguridad.

Los concesionarios reconocen esta condición, pero aducen que no tienen recursos, por falta de este incremento al precio del pasaje, para invertir en la renovación del parque vehicular.

Por ello, consideran, a partir de esas organizaciones de transportistas, que el aumento autorizado de 50 centavos es insuficiente y que continuarán con su lucha para que éste sea de al menos un peso parada mínima.

El gobierno, como el cohetero, no quedó bien con nadie, pero si debe meter en cintura a los hombres del transporte público, pues la mafia en que se han convertido no solo obliga a hacer cumplir la ley, sino a proceder en contra de sus malas prácticas, y si, como dicen ellos, este negocio ya no es reditable, pues que lo dejen.

Nadie en su sano juicio mete dinero bueno al malo y ellos los deben saber; sino les gusta a otra cosa, pero no vean en la sociedad que menos tienen, esa mina de oro que sueñan tener.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *