Inicia PGJE investigación por intento de robo de tren en Huamantla
4 marzo, 2019
Encuentran a mujer con quemaduras en Huamantla, alcalde señala que han tergiversado la información
4 marzo, 2019

1 de marzo Día de la Cero Discriminación

El pasado 1 de marzo se conmemoró el Día de la Cero Discriminación.  La ONUSIDA señala que “La discriminación hace referencia a cualquier acto o comportamiento que tiene por objeto o resultado la violación de los derechos humanos fundamentales que todas las personas disfrutan en pie de igualdad”. (ONUSIDA, 2019). Esta organización señala que por tanto “El derecho a la no discriminación implica que todas las personas reciban un trato digno: que se respete su dignidad humana, autonomía, privacidad y confidencialidad, y que se les garantice la ausencia de coacción y abuso en igualdad de condiciones”.

Una de las causas por las que las personas son discriminadas es por su condición de salud, en este caso, nos referiremos a las personas que son portadoras del VIH y/o que han presentado el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. El objetivo de esta conmemoración es “concientizar y sensibilizar sobre los derechos, así como los abusos que sufren las personas que padecen de VIH-Sidaen el mundo, ya que existen 3.9 millones de personas infectadas en el ámbito mundial; en 2014, en América Latina la cifra de personas que vivían con VIH ascendió a 1.7 millones, México, Venezuela, Brasil, Colombia y Argentina representaban el 75 % de las personas con VIH. En esta región, en 2015 se registraron 147 mil decesos por el VIH Sida.

De acuerdo a datos de CENSIDA, en 2017, alrededor de 1.6 millones de adultos se infectaron con el VIH, (CENSIDA, 2017). En el periodo de 1990 al año 2013 el porcentaje de mujeres infectadas pasó de 13 a 21 %. “Según estimaciones conjuntas realizadas por ONUSIDA-CENSIDA, a finales del 2013 existían 170 mil adultos de 15 y más años de edad viviendo con VIH y sida, de las cuales 36,000 (es decir, el 21 por ciento) eran mujeres. Esto significa que una de cada cinco adultos infectados es mujer” (CENSIDA, 2013).

Esta dependencia, mediante el documento denominado “Mujeres, el VIH y Sida en México” (2013), informó que el primer caso detectado de VIH en mujeres fue en 1984 y que de ese año al 2014, existía un registro acumulado de 223 mil 995 personas que se habían infectado por el VIH o desarrollado el sida. Tlaxcala ocupaba hasta el 2013 el sexto sitio en porcentaje de casos acumulados en mujeres. El 80.2 por ciento de los casos correspondían a hombres y el 19.8 por ciento a mujeres, lo que significa una proporción de 4 casos en hombres por cada mujer.

La principal fuente de contagio fue la vía sexual, la perinatal y la sanguínea. México tiene una epidemia caracterizada por la trasmisión sexual del VIH entre hombres, existen algunas zonas del país en donde la epidemia es más heterosexual. El 90.6 de los casos de VIH en mujeres ha sido el resultado de relaciones sexuales no protegidas. Un reporte de CENSIDA de 2017 señaló que Tlaxcala se ubicó como uno de los estados con la mayor tasa de casos nuevos diagnosticados de VIH y de Sida en 2016 con el 7.7. En contraparte, Tlaxcala es una de las entidades en las cuales ha sido exitosa la estrategia de prevención del VIH en mujeres embarazadas.

Para entender mejor esta situación debemos señalar que el Virus de la Inmunodeficiencia Humana, infecta las células del sistema inmunológico, las destruye o altera su funcionamiento de manera progresiva lo deteriora. El Síndrome de la Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) es la etapa más avanzada de la infección por VIH.

Con una detección temprana y un tratamiento adecuado, las personas actualmente tienen una esperanza de vida de 40 años, sin embargo, el problema radica en que las personas que acuden a solicitar una prueba para detectar el VIH son estigmatizadas y discriminadas y por ese motivo se inhibe entre la población, la utilización de los servicios de salud y una vez que se les detecta esta infección, no existe una adecuada atención y son discriminadas en los diversos espacios en los que se desarrollan.

De acuerdo a los resultados de la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS, 2017),  el 20 % de la población entrevistada señaló haber sido discriminada por algún motivo; entre las principales características por las que, en general, la población de 18 años y más no le rentaría un cuarto de su vivienda a alguna persona, sería por tener VIH o SIDA (35.9%), seis de cada 10 personas no estaría de acuerdo en que su hijo o hija se casara con una persona con VIH o SIDA;

El 23.3% de la población de 18 años y más considera que en los últimos cinco años, se le negó injustificadamente algún derecho; de manera general, destaca la posibilidad de recibir apoyos de programas sociales y la atención médica o medicamentos. En general, las personas portadoras de VIH señalan haber sido discriminadas  en el acceso a seguros y prestaciones sociales, así como a oportunidades de trabajo.

En el Día de la Cero Discriminación, ONUSIDA invita a los países a revisar sus leyes con el fin de identificar si existen disposiciones discriminatorias así como a realizar cambios positivos para garantizar la igualdad, la inclusión y la protección. En el Día de la Cero Discriminación de este año, ONUSIDA se centrará en la importancia de eliminar la discriminación en las instalaciones de atención sanitaria: un paso clave a la hora de poner fin a la epidemia de sida para el 2030. Por ese motivo, les invito a que nos movilicemos para modificar no sólo las leyes, sino las prácticas discriminatorias que restringen los derechos de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *