Atiende el IMSS tres mil nacimientos al año, donde apuestan al parto natural
16 abril, 2019
Reconoce SEPE labor de educadoras
16 abril, 2019

Actitudes acosadoras que se normalizan

Iniciaron las vacaciones escolares, pero no deja de ser importante que hablemos de un tema relacionado a las instituciones educativas, me refiero al acoso sexual en las escuelas hacia las mujeres.
Sobre el acoso sexual hemos escuchado y visto en las últimas semanas lo mismo en redes sociales que en medios de comunicación impresos, electrónicos y digitales, una serie de denuncias que cientos de mujeres decidieron hacer públicas y romper el silencio, levantaron la voz y se unieron al movimiento #MeToo (que en español se traduce como Yo también).
Lo que inició denuncia ndo el acoso que sufrieron actrices de cine y televisión en Estados Unidos, en México tomó más fuerza en estos meses y se evidenció el acoso sexual que han vivido mujeres en otros campos laborales como el periodismo, las artes, la música, empleadas de instituciones públicas y privadas, así como en instituciones escolares.
Ante este grave problema, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha tomado cartas en el asunto y ha publicado en redes sociales un documento con medidas que previenen el hostigamiento.
El folleto digital enumera una serie de actitudes –que no son normales- y lleva por título “Si alguna vez un profesor…
a.- Hizo chistes sexuales u obscenos, dentro o fuera de las aulas específicamente a ti o a las mujeres en general.
b.- Te invitó a salir o te envió mensajes de forma persistente, te mando fotografías, te hizo llamadas telefónicas no deseadas o se relacionó más allá de lo académico contigo.
c.- Ha hecho bromas sobre tu cuerpo, o el de otra mujer sobre tu vida sexual o tu forma de vestir.
4.- Invadió tu espacio personal, te tocó indeseadamente de forma física, se te insinuó sexualmente, te hizo señas obscenas, te miró lascivamente o cualquier otra acción de índole sexual y;
5.- Pidió o insinuó ciertos favores; tomarte fotos, mantener relaciones sexuales o dejar que te vea o te toque a cambio de aprobarte, subirte una calificación o exentarte.
¡Es hostigamiento y es denunciable!
Estas medidas preventivas forman parte del Protocolo de Atención para Casos de Violencia de Género de la UNAM, el cual fue recientemente actualizado, por lo que las denuncias pueden proceder sin importar la antigüedad de los hechos, pues aun cuando hayan sido alumnas de generaciones pasadas la denuncia se puede presentar e incluso denunciar si se es menor de edad.
Sobre este grave problema del acoso sexual, las oficinas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) México consideran que “la falta de información, el miedo a las represalias, la continua impunidad, la vergüenza y las diversas consecuencias negativas en su vida, impiden que las mujeres y niñas presenten denuncias de acoso sexual y que pidan reparación y acceso a la justicia”.
Así mismo agrega que “la violencia contra las mujeres y las niñas se debe a la condición de desigualdad en la que viven, esto tiene que ver con quién tiene el poder y el control en nuestras sociedades, es decir con el poder que ejercen los hombres sobre las mujeres y los hombres sobre los otros hombres”.
Las medidas propuestas por la UNAM deben ser un ejemplo para otras instituciones educativas de nivel básico, medio superior y superior de todo el país y por supuesto en Tlaxcala, y es necesario difundirlas entre el alumnado y profesorado, así como en instituciones laborales pues desafortunadamente el acoso sexual se ha justificado en la mayoría de las ocasiones, culpando a las mujeres de provocarlo, lo que significa que se ha normalizado en la sociedad y ahora que las mujeres decidieron evidenciarlo, los hombres se sintieron ofendidos y de victimarios pretenden pasar como victimas.

• Red Nacional de Periodistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *