Estudiantes de UTT ganan Expociencias Tlaxcala 2019.
14 octubre, 2019
La SSC asegura mercancía del tren en Muñoz de Domingo Arenas y Apizaco
14 octubre, 2019

La vida de nuestros pueblos originarios

En estos días conmemoramos dos fechas que han marcado la historia de nuestro país, el primero de ellos dio un vuelco total e impactó radicalmente la vida de nuestros pueblos originarios, me refiero a la llegada de los españoles a lo que me parece fue una colonización violenta, las y los indígenas fueron despojados de sus creencias culturales, sociales, religiosas que no obstante la gran resistencia, continuamos replicando hasta nuestros días.

                Los dioses fueron impuestos, con ello, las oraciones, creencias y cultos. En mi recorrido del trabajo de campo en la elaboración de la tesis de licenciatura, recuerdo un testimonio de un peón que trabajó en un ingenio azucarero y me compartió como iniciaba un día de trabajo para ellos: “Nos levantaban al amanecer y caminábamos hacia los campos, nos obligaban a cantar “El alabado”, quien no cantara _ya bien porque no se lo había aprendido o porque se resistiera_ era golpeado por el capataz con un fuete”, así “aprendieron” estos cantos católicos; también sobre los centros ceremoniales de los pueblos originarios fueron construidos templos católicos y así fue la evangelización forzada.

                Asimismo, a los indígenas les fueron expropiados sus conocimientos sobre el uso de la medicina herbolaria, les infundieron miedo y vergüenza sobre algunos rasgos con los que vivían y de ahí que se reconozca este hecho como un genocidio porque trataron de exterminar sus propias formas de organización, de creencias, sus lenguas, dado que pretendieron imponer la cultura española. Gran parte de nuestras culturas originarias se perdieron, pero a fuerza de la resistencia aún sobreviven algunas de ellas y de manera reciente se han implementado políticas públicas e instituciones encargadas de recuperar las culturas y lenguas indígenas, tal es el caso del Instituto Nacional de lenguas indígenas creado en marzo de 2003 y más recientemente, el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas creado en diciembre de 2018.

                El 12 de octubre se conmemora lo que se ha denominado “el día de la raza”, pero cada vez se escuchan más las voces disonantes que llaman a reflexionar en torno a esta fecha y lo que realmente representa para los pueblos y comunidades mesoamericanas, intento de exterminio, despojo, colonización de sus ideas por las de los propios pueblos indígenas. De tal forma que es necesario que escuchemos esas voces y que nos replantemos lo que habría que recordar; la fecha también es propicia para revisar lo valioso de nuestras culturas y su grandeza.

                Por otra parte, el 17 de octubre se recuerda que en 1953 después de muchos años de lucha por el reconocimiento de los derechos de las mujeres, _iniciada en el contexto de la revolución francesa y puntualmente en 1791 cuando Olympia de Gouges escribió la carta de los derechos de las mujeres y las ciudadanas que le valió ser guillotinada_, tuvo sus primeros frutos en México cuando finalmente se reconoció el derecho de las mujeres a votar y a ser postuladas como candidatas a un cargo de elección popular. Específicamente, el 17 de octubre de 1953 el presidente Adolfo Ruiz Cortines, promulgó las reformas a los artículos 34 y 115 que dieron paso a que las mujeres pudieran votar y ser votadas en el ámbito federal.

                Es importante reconocer los grandes aportes que realizara Elvia Carrillo Puerto, la primera mujer en ser diputada en Yucatán en 1923 _siendo gobernador su hermano Felipe Carrillo Puerto_, junto con Beatriz Peniche y Raquel Dzib Cícero por el Partido Socialista del Sureste, cargo al que se vio forzada a renunciar junto con sus compañeras diputadas al tiempo que se anulaban las alecciones y el derecho de las mujeres a votar. En 1947 durante la presidencia de Miguel Alemán Valdés, se dio un paso adelante y se aprobó el derecho de voto de la mujer en las elecciones municipales en México.

                A partir del año 1953 y hasta este año, se han generando reformas en materia electoral para hacer efectivo el derecho de las mujeres a votar y ser votadas en igualdad de condiciones, no es sino el año 2014 cuando se eleva a rango constitucional la paridad de género en la postulación de candidaturas pero también en la integración de los congresos federal y locales. En junio de este año 2019, se publicó el decreto que obliga la integración paritaria tanto en órganos de representación popular como en todos los cargos públicos de los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial así como en todos los niveles de gobierno.

                En el estado de Tlaxcala desde el proceso electoral local ordinario 2015-2016 el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones emitió los criterios para que los partidos políticos y candidaturas independientes cumplieran con este principio constitucional de la paridad de género hasta en las presidencias de comunidad; en 2018 a golpe de sentencia, la primera fórmula de candidaturas por el principio de representación proporcional debió ser integrada por mujeres lo que dio como resultado que por primera vez en la historia del estado de Tlaxcala, la legislatura fuera conformada mayoritariamente por mujeres, 15 mujeres y 10 hombres.

                En unos días, el senado de la república deberá designar a magistradas y magistrados para ocupar los 21 espacios que existen vacantes en los tribunales electorales locales, de las 117 que actualmente son, ya que sólo 38 son ocupadas por mujeres. Estamos también a unos días habrá de ser enviada la terna para quien ocupe el espacio al que renunció el ministro Medina Mora y atendiendo al decreto denominado “paridad en todo”, emitido el pasado 6 de junio, en el cual, en su artículo 94  establece que tanto los órganos jurisdiccionales como la Suprema Corte de Justicia de la Nación, debe ser paritaria y contar con los perfiles adecuados, debemos estar muy atentas y atentos de los próximos nombramientos. Concluyo con una cita de Donandr citado por  Scott, 2012, p. 99-100: “No es una cuestión de que las mujeres representen a las mujeres sino de dar  a las mujeres tantas posibilidades de influir en el destino común como a los hombres, de permitir que las mujeres piensen en el futuro global de la sociedad y no sólo en el problema de los cuidados diarios; de lograr que la sociedad se reconozca en ellas como lo hace con sus contrapartes masculinas”.

Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.