Alistan SEPUEDE y SNE feria de empleo en Huamantla
15 octubre, 2019
Con concierto de Kachaturian trío de Armenia inicia Cervantino en Tlaxcala
15 octubre, 2019

¿Usted valora lo que come?

Elizabeth Muñoz Vásquez*

15   de octubre  de  2019

En  el mes de octubre se realizan diversas conmemoraciones de suma importancia, destaco tres: el  Día de la Mujer Rural,  Día Mundial de la Alimentación y el del Sufragio Femenino en México, que corresponden al 15, 16 y 17 de octubre respectivamente.

Y en este espacio me referiré al Día Mundial de Alimentación, ya que  desayunar, comer o cenar se nos hace algo muy normal, es necesario e indispensable para sobrevivir, esto desde que nacemos hasta que morimos y es un proceso tan rutinario que no pensamos y menos valoramos lo que implica que en la mesa de nuestra casa haya comida y menos cuando se tiene la posibilidad de que se sirvan los tres alimentos en el día o mínimo dos.

Sobre la alimentación existen una diversidad de problemas, desde el hambre que enfrentan diversos países en el mundo, hasta los problemas de salud por los estilos de la mala alimentación que hemos adquirido.

En relación al hambre en el mundo el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)1, señala que la hambruna está amenazando de manera creciente la vida de millones de niños y niñas en el mundo. Sudán del SurYemen o  Somalia son algunos de los países en los que la desnutrición infantil  ha alcanzado niveles muy preocupantes y señala tres causas fundamentales que originan este grave problema: la guerra, el cambio climático y la inestabilidad política.

Hambre y guerra:

  • Sobre la guerra, se indica  que  los  conflictos armados son una de las principales causas que explican por qué el hambre está llevando al límite a millones de niños y niñas en el mundo. La violencia provoca un efecto dominó que acaba dinamitando el estado nutricional de la niñez, y tiene efectos considerables y aquí los efectos:
  •  La inseguridad alimentaria aumenta durante los conflictos porque la población, que muy a menudo practica la agricultura de subsistencia, no puede cultivar y la carencia genera que el precio de los alimentos se vuelva inalcanzable para las familias, porque aumentan su valor hasta el 100 por ciento.
  • La guerra destroza los sistemas de agua y saneamiento, que son  esenciales para evitar diarreas y enfermedades que impiden que la niñez asimile los nutrientes de los pocos alimentos que pueden comer.
  • Decenas de centros de salud quedan inutilizados, por lo que la población infantil no reciben la atención médica que necesitan para tratar la desnutrición y;
  • Los conflictos complican la entrega de ayuda humanitaria, tan necesaria para luchar contra las hambrunas. 

Hambre y cambio climático:

  • Los países con mayor incidencia de desnutrición infantil suelen ser muy propensos a sufrir sequías, lo cual afecta a las cosechas, se reduce la disponibilidad de obtener agua potable, con la consecuencia y el riesgo muy alto de padecer diarreas al beber de fuentes contaminadas.
  • En los últimos años, el cambio climáticoestá agravando los efectos de las sequías y al mismo tiempo se presentan nuevos factores de riesgo como son las inundaciones inesperadas que destrozan los cultivos de un día para otro y esta situación ya la estamos viviendo en México y en Tlaxcala.

Hambre y la inestabilidad política:

La inestabilidad política en varios de los países afectados es consecuencia del fenómeno del hambre. La debilidad de las instituciones impide tomar medidas para luchar contra la desnutrición de la población, como por ejemplo, el almacenamiento de alimentos para hacer frente a las épocas de escasez.

Con base al  portal  digital  The Hunger ProjectMéxico2, las cifras sobre el hambre en el mundo son:

  • 805 millones de personas, 1 de cada 9, en el mundo no tienen suficientes alimentos, más que la población de Estados Unidos de Norteamérica y la Unión Europea juntas.
  • 98% de las personas con subnutrición viven en países en desarrollo.
  • 75 millones de personas en América Latina y el Caribe aún viven en pobreza extrema, la mitad de ellas en Brasil y México, esto de acuerdo al Banco Mundial desde el 2015.

Si lo vemos por regiones la situación no es nada halagadora pues padecen hambre:

  • Asia y el Pacífico 525.6 millones
  • África Sub-Sahariana 214 millones
  • Latinoamérica y el Caribe 37 millones

Mujeres, niñas y niños los más afectados

  • el 60% de las personas con hambre son mujeres.
  • Ocurren 2.6 millones de muertes al año por la malnutrición, el principal factor que contribuye a un tercio del total de muertes infantiles.
  • Cada 10 segundos muere una niña o un niño por causas relacionadas con la desnutrición.
  • Del 75% de las personas viviendo en pobreza,  1.4 mil millones de personas, se ubican en zonas rurales y dependen de la agricultura para sobrevivir.
  • El 50% de las personas con hambre son provenientes irónicamente de familias agricultoras.

¿Qué pasa en México?

Cada año se desperdician 20.4 millones de toneladas de alimentos  desde que se producen, se transportan, almacenan y consumen, de acuerdo a cifras del  Banco Mundial.

Anualmente la cantidad de alimentos que se desperdician en México, son muy altas pues se calcula que cerca de uno de cada 10 kilos de toda la producción agropecuaria y pesquera del país no se aprovechan.

Si fuéramos más responsables, NO  se desperdiciara tanta comida, y cada año sería posible que 7.4 millones de mexicanos tuvieran alimentos en su casa.

Así mismo, debido a la desnutrición por lo menos el 14 por ciento de los niños menores de cinco años retrasan su crecimiento, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y se afecta también su desempeño escolar pues las niñas y niños con mala nutrición tienen 11 veces menos posibilidades de terminar la secundaria.

En  los últimos 65 años se han registrado más de dos millones de muertes prematuras en México debido a la desnutrición crónica, pues son población propensa a  padecer anemia, enfermedades respiratorias o diarrea.

Y todo esta situación, evidentemente no genera desarrollo a México y entonces yo le pregunto a Usted

¿Cada vez que va a comer valora el tener ese plato con comida en su mesa?

¿Sabe lo que implica que los alimentos lleguen a casa?

¿Le explica usted a sus hijas e hijos lo que cuestan los alimentos y les enseña a no desperdiciarlos?

¿Hace cuentas del dinero que representa lo que tira en comida?

¿E incluso le molesta que llueva, cuando de ello depende la producción de diversos alimentos?

¡Tal vez estamos esperando a pasar por una crisis para valorar lo que tenemos y lo que comemos!

1 https://www.unicef.es/blog/por-que-sigue-habiendo-hambre-en-el-mundo

2 https://thp.org.mx/mas-informacion/datos-de-hambre-y-pobreza/

  • Red Nacional de Periodistas
Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.