Confirma SESA 28 personas recuperadas, 4 defunciones y 30 casos positivos en Tlaxcala de COVID-19
29 septiembre, 2020
Organiza SEPUEDE – SNE nuevo reclutamiento virtual y oferta 28 plazas laborales
30 septiembre, 2020

El 26 de septiembre se conmemoró el Día Nacional para la Prevención del Maltrato Infantil, comparto con ustedes algunos de los resultados que arrojó la Consulta Infantil y Juvenil 2018 realizada por el INE1
. A nivel nacional 2 de cada diez de las y los participantes de
entre 6 y 9 años de edad, señaló haber sufrido maltrato o violencia, el estado de Nayarit presentó la incidencia más alta, ya que 3 de cada diez menores, señaló haber vivido maltrato o violencia, el estado que menor porcentaje de violencia registró fue Baja California, ya que uno de cada diez infantes refirió haber padecido actos violentos, en Tlaxcala dos de cada diez niños y niñas señalaron haber vivido maltrato o violencia.

Los resultados indican que “Entre los 6 y los 13 años los niños representan el grupo con mayor percepción de experiencia de maltrato”. Son los niños quienes refirieron en mayor medida esta violencia contra ellos, siendo el 24 % en tanto las niñas lo reportaron en un 19 % y ambos en un 20 %.

Como sabemos, cuando se conjugan otras características de las y los niños, como la adscripción étnica, observamos que les representa un factor más para sufrir violencia, “Si se comparan los datos de quienes se identificaron como indígenas en la referida consulta, se incrementa el porcentaje de incidencia de violencia. Los niños indígenas de entre 6 y 13 años refieren haber experimentado mayor violencia que las niñas”. (INE, 2018, p.78) 32%
de los niños indígenas viven estas expresiones de discriminación, en tanto el 26. 5 % de las niñas indígenas refirieron que eran maltratadas y un 29 % se trataba de ambos sexos.

La condición de discapacidad también representa un elemento de mayor
vulnerabilidad frente a la violencia, así, el 31. 2 % de los niños con discapacidad la refirieron, en tanto el porcentaje fue menor en niñas, 27.7 % y en ambos sexos el porcentaje fue de 6 %. En este grupo de edad, de 6 a 9 años, el maltrato físico fue el que mayor señalaron sufrir, los golpes, el hacerlos sentir mal y las groserías fueron las conductas que se reportaron por orden de recurrencia.

La UNICEF en mayo de este año señaló que es urgente reforzar la protección de niñas, niños y adolescentes en México ante el incremento de la violencia contra la infancia en el contexto de la pandemia al reconocer que esta grave violación de sus derechos humanos se ha recrudecido.
“Encuestas realizadas en el país antes de la pandemia mostraban ya que el hogar es usualmente el lugar más peligroso para las mujeres y sus hijos e hijas en México, y que más de 6 de cada 10 niños y niñas de 1 a 14 años han experimentado disciplina violenta a nivel familiar, situación agravada ahora por el confinamiento”.

Entre las medidas que la UNICEF prevé en el documento llamado “Protección de la niñez ante la violencia. Respuestas durante y después del COVID-19”, con la que la organización busca contribuir a la articulación de acciones oportunas de prevención y de atención de casos destacan:

  1. Garantizar el acceso a los servicios de atención y apoyo para la infancia y adolescencia afectada por la violencia, mediante el fortalecimiento de las capacidades de las y los operadores de las líneas de emergencia y ayuda, y asegurar el funcionamiento de las Procuradurías de Protección de la Niñez para la salvaguarda inmediata de niñas, niños y adolescentes, incluyendo intervenciones remotas.
  2. Crear alternativas de alojamiento y mecanismos de alerta, a partir de asegurar la disponibilidad de refugios, albergues o centros de acogida, desarrollar mecanismos de solicitud de apoyo que no pongan en riesgo a la víctima, y promover la adopción de medidas u órdenes de protección que permitan apartar al agresor del hogar y evitar que niñas, niños
    y adolescentes sean separados de sus familiares e ingresados a Centros de Asistencia Social (CAS), cuando esto sea posible, y en línea con su interés superior.
  3. Prevenir la violencia mediante la difusión de información dirigida a cuidadores, niños, niñas y adolescentes, así como tomadores de decisión, para promover comportamientos que reduzcan riesgos y fortalezcan capacidades de prevención y de rechazo a la violencia.
    Estas recomendaciones han sido compartidas con autoridades federales acompañadas de un plan de respuestas a mediano y largo plazo, acorde al contexto generado por la contingencia por COVID-19 y basado en la experiencia de UNICEF a nivel global.
Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.