Finaliza SEPE distribución de útiles escolares a escuelas públicas de educación básica
4 noviembre, 2020
Abordan en la UATx los estudios de la familia
4 noviembre, 2020

Juventud, fiestas y COVID

Elizabeth Muñoz Vásquez *

En estos meses de contingencia sanitaria a causa del Coronavirus, diversas voces, con experiencia y autoridad, han señalado y hablado tanto de las afectaciones que ha tenido la pandemia en el sector de la juventud, como del papel de ésta en la propagación del virus en todo el mundo.
En México la cifra de contagios entre menores de edad en mayo era de 893 casos, y para junio se alcanzó la cifra de 3 mil 315. Las entidades que más reportaban casos de menores con contagio eran Ciudad de México, con un acumulado de 929; Estado de México, con 380, y Guanajuato, con 231.
En el mes de agosto la Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó que “Los jóvenes eran los principales impulsores” del Covid-19 en América Latina” y aseguró que el virus tiene una “desproporcionada incidencia” en los jóvenes de la región (AL) y advirtió que, aunque la mayoría de contagios están en las personas entre los 20 y los 40 años, el 70 % de quienes mueren por el brote tenían más de 60 años.
Añadió el organismo internacional, que al principio de la aparición del Covid- 19 se creía que el virus era un asunto de las personas mayores, ahora el mundo está viendo como los jóvenes se contagian y pueden contagiar a otros. Esa era nuestra situación en agosto y digo nuestra, porque México es parte de América Latina.
La semana pasada, exactamente el 31 de octubre un periódico de circulación nacional publicaba como nota principal “Alertan por Covid entre los jóvenes”, y señalaba que los adultos jóvenes concentran el 37% de los casos confirmados de Covid-19 en México y solo el 5% de las muertes por esta enfermedad, pero contribuyen con la propagación del virus y no están exentos de agravarse.
Se agrega que “la asistencia a eventos concurridos y la falta de protección pueden ser factores que explican el gran número de contagios en este sector que empiezan a impactar en algunos nosocomios”.
De los 918 mil casos confirmados al 31 de octubre, más de 347 mil eran jóvenes de entre 20 y 39 años de edad, de ellos solo han sido hospitalizados el 7.7 %, y la cifra insisto, puede no ser alarmante, pero ellos son quienes propagan el virus debido a su incredulidad y falta de precaución.

Usted ha de decir que eso qué importa, o esas cifras en qué se relacionan a Tlaxcala, pues simplemente porque nuestro estado forma parte de México, y éste pertenece, reitero, a América Latina.

¿Y qué cree?
Esas fiestas o reuniones que señalamos, se están realizando en nuestra entidad con consecuencias graves, o son los contagios, o son los accidentes o son las personas que han fallecido en esos accidentes, y hay un común denominador en estas situaciones, la ingesta de alcohol.
Le pongo tres ejemplos.

Durante toda la pandemia un bar disfrazado de salón o jardín de fiestas, ubicado en Ocotlán, Tlaxcala no ha dejado de funcionar en todos estos meses y sus principales clientes son jóvenes y el pasado fin de semana, se organizó una mega fiesta, decenas de jóvenes acudieron al lugar, no menos de 200 estaban ahí congregados, hombres y mujeres, muy jóvenes e incluso menores de edad, muy pocos con cubrebocas, muchos sin él, maquillados o caracterizados de acuerdo a la fecha de Dia de Muertos, y eso sí con todo tipo de bebida en mano, refrescos y hielos.

Empezaron desde las 4 pm, y al igual que en ocasiones anteriores, indudablemente pensaban terminar a las 5 am, porque así ha sucedido en toda la pandemia, y los vecinos del lugar hemos vista interrumpida nuestra tranquilidad, pero también observamos con preocupación la vulnerabilidad de la que son objeto decenas de chicas y chicos, por la gran posibilidad de contagio hacia sus familiares, principalmente adultos mayores.

Hartos, los vecinos del lugar hicimos la denuncia con las autoridades, pero esta vez con la presidenta municipal, Anabell Avalos, -de quien reconocemos su pronta reacción-, porque muchas denuncias habíamos hecho al 911 sin éxito alguno, pues al parecer el dueño del lugar se encuentra protegido por alguna autoridad, y nada sucedía, esta ocasión sin embargo, sí hubo una respuesta contundente, porque la reunión fue cancelada.

¿Pero sabe después qué pasó?
Los jóvenes salieron del lugar y a las 8 pm su condición era ya lamentable, no de todos, sí de un número importante, algunos no se podían sostenerse en su propio pie, y además de riñas entre los hombres, no faltaron los gritos y el llanto de mujeres.

Así mismo, varios jóvenes se dirigieron a comprar hacia establecimientos de venta de alcohol cerca del lugar y como muestra es la existencia de un video (que grabaron transeúntes y circula en redes sociales) de cómo un joven en plena avenida Ocotlán, a un costado del centro comercial, estaba en el suelo y no lo podían ni levantar sus amigos, con mucho esfuerzo lo cargaron y lo llevaban de “palomita” -como tradicionalmente se dice- y justo a la mitad de la carretera se les cayó.

¿Se imagina la situación de riesgo, para el joven que estaba perdido, sus amigos que lo cargaban y quienes manejaban y pasaban por el lugar?
Y si hubiera pasado algún accidente ¿Quién sería el responsable, quien atraviesa la avenida o quien maneja?
¿Y las mamás y los papás de estos jóvenes dónde están?
Porque entre las 4 y 6 de la tarde, a estos jóvenes los iban a dejar al jardín de fiestas sus familiares.

Entiendo, el encierro de las y los jóvenes, pero no se justifican sus acciones, ni las de sus padres y madres.

Un ejemplo más, el lamentable accidente sucedido en la carretera Zacatelco-Tepeyanco-, en donde una mujer pierde la vida y cuatro más resultan lesionadas a causa del impacto de un automóvil, conducido por un joven en estado de ebriedad, un auto de lujo y último modelo y se dice en medios y redes sociales que el conductor es hijo de un gran empresario de Zacatelco, sí, pero eso qué, al final el resultado es la pérdida de vidas humanas y las lesiones de las otras víctimas.

Como lee, es un caso, donde también hay consumo de alcohol, y seguro venia de una convivencia.

¿Y la cuarentena? ¿Y el confinamiento? ¿Y las medidas de sana distancia?
Evidentemente no existen, no las respetan y no les interesa a las y los jóvenes, no se dan cuenta que son ellas y ellos los que están en una situación de riesgo, porque son portadores del virus, pero piensan que son inmunes.

Y un último caso es del señor Pascual Herrera Tecona, presidente de comunidad de San Antonio Tizostoc, municipio de Ixtacuixtla (al sur del estado de Tlaxcala) quien organizó un baile sonidero y concurso de disfraces, pese a la pandemia.

Por lo anterior, evidentemente lo que sucede en Tlaxcala se suma a lo que sucede en México y en América Latina.

En dónde queda nuestra responsabilidad individual y como sociedad, en dónde estamos las y los adultos, mucho criticamos a las autoridades de no actuar ante la pandemia, criticamos la paja en el ojo ajeno, pero no vemos la viga que cargamos como sociedad.

AL MARGEN:
Felicitaciones a Las Constituyentes CDMX y a su representante Yndira Sandoval, por todo el trabajo hecho para que se aprobará la 3de3, finalmente la semana pasada el INE la aprobó y para las elecciones 2021 no podrán ser candidatos los hombres deudores de pensión alimenticia, los acosadores y quienes hayan sido agresores. Para presentar la propuesta, estuvo en Tlaxcala, Yndira Sandoval, ¡En horabuena!

¡Señores aspirantes a una candidatura si cumplen con alguna de esas características, es mejor que vayan replanteando sus aspiraciones, es decir olvidarse de que serán candidatos!
Red Nacional de Periodistas

Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.