Reconoce diputada local trabajo de Sánchez Jasso
15 diciembre, 2020
Ubica PGJE a menor reportada como extraviada
16 diciembre, 2020

La tecnología no es amiga de aspirantes políticos


Elizabeth Muñoz Vásquez *


¿Usted se imagina que no hubiera por ejemplo internet?
¿Qué no pudiera usar las redes sociales y siguiera usando una antena para su televisor, que ahora es una pantalla?
Le pongo ejemplos muy prácticos y cotidianos. E imagine que tan solo cuando se le termina su crédito, pues simplemente ya no puede hacer llamadas, o revisar Whats App o FacebooK.
El hecho de que usted y yo tengamos la posibilidad de tener acceso a esa tecnología y sepamos usarla, no significa que todo el mundo está en esas condiciones.
En este 2020, la pandemia por COVID 19, nos arrastró de tajo al mundo de la tecnología, si no podíamos, si no sabíamos, si no teníamos para comprar una pantalla, un celular o una computadora, pues lo tuvimos que hacer, porque tan solo muchas personas, en el mundo, en México, en nuestro estado y municipio, sí, donde usted vive, tuvo o tiene que trabajar a distancia, lo que ahora conocemos como Teletrabajo y en algunas empresas e instituciones ya regresaron a sus oficinas, pero ante el aumento de contagios, van a tener que regresar a casa.
Y además del trabajo, nuestras hijas e hijos están tomando clases a distancia, eso desde que inició la pandemia y desde marzo así están, y desde ese mes las angustias y el descontrol por tener un equipo de cómputo, una televisión o bien un celular, se volvió una necesidad a satisfacer.
Hubo cientos de personas que lo resolvieron, pero aún hay personas que o lo tienen prestado, o que van a un café internet público -que eso es un gasto que impacta en los bolsillos de las familias-, o bien están ahorrando para comprar su equipo.
Conozco decenas de casos, y seguro Usted también, de historias de familias que con mucho esfuerzo resolvieron como lograr que sus hijos de todas las edades, pero principalmente menores de edad, tomaran las clases en línea o bien por televisión, que ahora es prácticamente obligatorio para ello contratar el servicio por sistema de Cable.
Al final hemos resuelto que tan solo las clases en línea las tomen. Está bien, y ante ello las autoridades ¿cuál es el papel que juegan en todo esto?

Fíjese qué en otros países, principalmente en Europa el acceso a internet es un derecho, y claro, se paga, pero no tan caro como en México, es un sistema parecido al pago de luz, la ciudanía paga el servicio, y hay un subsidio de la autoridad; pero en el caso del internet en México, si usted lo contrata, usted lo paga en su totalidad y no siempre es de calidad este servicio, muchas quejas ha habido al respecto.

Y sabe quiénes ganan en este negocio, pues la iniciativa privada, empresas grandes como Televisa, Telmex u otras, ganan, y mientras la población asume al 100 % ese gasto.

Ahora, comparado a años atrás, muchas actividades son en línea, por internet, y la pandemia insisto, nos arrastró a acercarnos a la tecnología, no tuvimos alternativa, pero entonces debemos exigir a las autoridades, principalmente las y los legisladores del Congreso de la Unión, la Cámara de Diputados, y al Senado de la República legislen por “el bienestar social”, que por cierto es una frase muy socorrida en tiempos de campaña, y Usted la escuchará en los siguientes meses.

Exijamos también a la autoridad del Poder Ejecutivo el subsidio a ese servicio, exijamos que los recursos públicos se apliquen a donde verdaderamente hacen falta.

Usted qué preferiría, tener un auditorio o un parque muy bonito, que suelen estar en el centro de las comunidades, -aunque las calles o caminos de la periferia ni caso les hagan o estén en condiciones deplorables-, o tener el servicio de internet gratis o por lo menos pagar una parte.

Ahora con las campañas que ya están puerta, las campañas políticas y con el escenario de la contingencia sanitaria, nos aseguran aspirantes a cargos públicos, que sus campañas serán por redes sociales,
¿Acaso van a regalar teléfonos celulares a quienes no tengan?
¿Acaso van a enseñar a la población adulta a manejar un celular, mínimo para leer mensajes de texto? Pues en este sector de la población hay un alto índice de personas que no saben leer y escribir.

¿Las y los aspirantes saben de las altas cifras de personas consideradas como analfabetas tecnológicas? Me refiero a quienes no tenemos el uso y manejo al 100 % de equipo tecnológico.

Cómo piensan hacer sus campañas políticas si las cifras de la población en cuanto al acceso a las tecnologías en México, son verdaderamente lamentables.

Y regreso al punto de donde inicie mi colaboración, la brecha tecnológica es muy amplia, fíjese, mientras en el mundo se habla de que existen 4 mil millones de personas que viven sin acceso a la red, en nuestro país, se asegura que hasta 2018, la entidad federativa con mayor desarrollo de las TIC fue la Ciudad de México -con un IDTMex de 6.98- mientras que el estado con peor desarrollo en este rubro fue Chiapas -con un IDTMex de 3.18, y la media nacional se ubicó apenas en 5.09.

Así que cómo le harán las y los políticos para convencer al electorado, personalmente es mucho riesgo para la ciudadanía, así como para ellas y ellos, y si nos quieren convencer a través de medios digitales o redes sociales, pues tienen todo un reto, porque no toda la población tiene acceso a ellas.

Así que ante el panorama, se requiere un acuerdo entre el sector salud y las autoridades electorales, para que se eviten reuniones con carácter proselitista, nadie puede exponer su salud y menos solo para escuchar promesas.

Mucha suerte a las y los aspirantes a un puesto público, se van a encontrar con una realidad que no han querido atender o no se les ocurrió atender, el futuro tecnológico nos ha alcanzado.
*Red Nacional de Periodistas

Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.