Apunto de cerrar escuelas privadas por el COVID-19
9 febrero, 2021
La SSC recupera una unidad d una persona por el probable delito de robo
10 febrero, 2021

Burla a personas adultas mayores

Elizabeth Muñoz Vásquez*


En días anteriores el gobierno federal presentó la plataforma, “Mi vacuna” en la que inicialmente deberán registrarse las personas adultas mayores del país, para recibir la vacuna contra el COVID-19

De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), el total de la población adulta en México es de 14 millones 460 mil 754 personas y hasta el 7 de febrero por lo menos el 25 % ya se había registrado, es decir 3 millones, 578 mil 827 personas ya habían logrado el trámite, esto después de haber padecido una tediosa gestión desde las primeras horas de estar funcionando dicha página.

Recordará, que las redes sociales se convirtieron en el muro de lamentos de miles de personas que desearon registrarse inmediatamente y al no poder hacerlo, denunciaron su molestia, y tuvieron razón, pues si el gobierno había presentado la herramienta digital, se supuso que ésta servía.

Pero no fue así, algo falló nuevamente en el gobierno y es lamentable porque acción que emprende para combatir la pandemia por COVID; acción que simplemente no funciona como se espera, y la prueba más evidente son las dramáticas cifras de personas contagiadas y fallecidas por el coronavirus.

No ha funcionado el “quédate en casa”, “la sana distancia”, el uso generalizado de cubre bocas -a un año del inicio de la contingencia sanitaria-, vemos a personas en la calle sin protegerse, nos topamos con personas que escupen en donde se les da la gana, sabemos de gente que sigue organizando fiestas, de jóvenes asistiendo a bares y ahora que se espera la vacuna, pues no hay e incluso el personal médico que tiene contacto con personas contagiadas y que ya fueron vacunadas, no han tenido aquí en Tlaxcala la aplicación de la segunda dosis, que se tenía que aplicar 20 días después de la primera, y ahora justifica la autoridad federal que puede ser 15 días más, posterior a la primera dosis ¿Quién les entiende? ¿Les será funcional que la segunda dosis de la vacuna no la reciban en el tiempo establecido las personas que ya han sido vacunadas?
¡Anuncia el gobierno, lo que no tiene, eso no es posible, y más tratándose en cuestiones de salud! Y claro esta práctica no es reciente, no solo es de este gobierno, es una práctica añeja, de otros gobiernos, sin importar el partido político, de verdad no hay diferencia; promesas hemos tenido demasiadas para resolver diversas problemáticas y éstas, siguen presentes.

Sorprendentemente integraron a las brigadas de vacunación –no sé para qué- a los famosos servidores de la nación e incluso hasta los vacunaron, pero eso sí, a médicos particulares no los quisieron vacunar, es más, personal médico, administrativo y operativo que no precisamente atiende a pacientes Covid, pero que trabajan en hospitales públicos no han sido vacunados, como si no corrieran ningún riesgo.

Indudablemente la comunicación del gobierno federal, deja mucho que desear, hacen una cosa y hacen otra; dicen una cosa y hacen otra, y no saben explicar en tiempo y forma. Antes de dar a conocer la plataforma de “Mi vacuna”, hubo personas que hablaron a teléfonos celulares particulares para preguntar a quién respondiera, si la persona adulta mayor que vivía en esa casa “estaba dispuesta a aplicarse la vacuna y a ir a recibirla” –como si la movilidad de las personas adultas fuera plena-, y eso causó desconfianza en las personas que respondían las llamadas, pues hablaban preguntando por alguien en específico pero con errores en apellidos en algunos casos.

Al respecto pregunto ¿Quién tiene esa base de datos, la Secretaría del Bienestar, la Secretaria de Salud o los servidores de la nación? ¿Y el derecho a la protección de datos personales? ¿Cómo asegurarse que la persona que habló, verdaderamente trabaja en tal o cual institución? ¿Por qué no se avisó que personas de determinada dependencia hablarían para preguntar? O se justificarán diciendo que sí publicaron un boletín al respecto, que sí se anunció.

Por qué no pensaron en una mejor estrategia para dar a conocer la famosa plataforma “Mi vacuna”, primero anunciarla, explicar cómo funcionaba, aclarar que el orden del registro, no significaba precisamente el orden para ser vacunadas las personas de la tercera edad y establecer fechas, pero no, todo lo hacen sobre la marcha, parece que su objetivo es prueba y error, prueba y error.

Lanzaron la plataforma, como si en nuestro país toda la población tuviera acceso a la tecnología, como si todas las personas adultas se iban a enterar de ésta, como si todas las personas adultas supiera leer y escribir, -los porcentajes más altos de personas que no saben leer y escribir está en adultos mayores-, como si las mujeres y los hombres de la tercera edad vivieran con familiares que tienen y saben usar una computadora, y además están dispuestos a apoyarles.

Las autoridades federales anunciaron la plataforma “Mi vacuna” como si estuviéramos en un país de primer mundo, y se les olvidó revisar la brecha que existe entre hombres y mujeres en el acceso a las tecnologías de la comunicación e información, se les olvidaron las personas de la tercera edad de pueblos originarios y de zonas marginadas ¿A ellas y ellos quién les apoya?

Es imposible tratar de iguales a quienes viven en la desigualdad. Así o más discriminados están las y los adultos mayores en este gobierno que se dice de la transformación.
¡Ojalá tengan presente que al gobernar, el fondo es forma!

*Red Nacional de Periodistas

Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.