Dan luz verde a avistamiento de luciérnagas 2021 en Tlaxcala
11 mayo, 2021
La SSC detiene en Cuapiaxtla a una persona que trasportaba vehículos con reporte de robo.
12 mayo, 2021

Partidos políticos abusivos

Elizabeth Muñoz Vásquez*

Es desafortunado observar la irresponsabilidad con la que han actuado los partidos políticos de Tlaxcala en la presente campaña electoral, pues en lo que se refiere a la conformación de sus planillas que contenderán por la presidencia municipal y no obstante al tiempo que tuvieron para cumplir con los requisitos, simplemente no lo hicieron y se quieren salir por la tangente.

Explico por partes, primero, no todos los partidos cumplieron en el principio de paridad, es decir designar al número de mujeres que establece la ley, como candidatas a las presidencias municipales,  así como por no atender las acciones afirmativas y no postular a jóvenes, personas indígenas y del movimiento de diversidad sexual, y por ese hecho, todos los partidos políticos pagaron las consecuencias y por unos pagaron todos, pues al no tener esa tarea hecha, les pospusieron la campaña a todos y su arranque de campaña que debía iniciar el 4 de mayo, mínimo inició dos días después y en otros casos días más tarde.

Segundo, el partido Fuerza por México, intenta burlar a la autoridad electoral, pues inicialmente registró a 18 hombres como candidatos a las alcaldías, sindicaturas y regidurías, y aún, sabiendo que no cumplía con el número de mujeres que debería postular para alcaldías, sindicaturas y regidurías, -y eso significaba no cubrir el porcentaje de paridad-, se hizo el desentendido y cuando la autoridad electoral lo corrigió, entonces cínicamente  dijeron que esas 18 personas -ya inscritas-,  se auto adscribían como mujeres (4 a presidencias municipales, 14 para sindicaturas y regidurías),   señalando que pertenecían a la  población LGBTTTI+Q, y así cumplían con la cuota requerida de paridad.

¿A quién le quieren ver la cara?

Lo mismo sucedió en Oaxaca en el 2018, y el Tribunal Electoral Federal lo impidió, cuando 15 candidatos hicieron exactamente lo mismo, y se querían “pasar de vivos”, sin embargo, no lo lograron.

Hago tres observaciones al respecto:  

1.- No se cuestiona la preferencia sexual o la identidad de género -que es además un dato personal reservado- de quien contiende para la presidencia municipal, sindicatura y regidurías, lo que se cuestiona es por qué no lo señalaron desde el primer registro y no hasta que la autoridad electoral les observó que no cumplían con la cuota requerida.

2.- Si se auto adscriben ahora como mujeres, entonces analicemos el contenido de su propaganda, pues seguro encontraremos que se referirán a ellas y no a ellos, y por lo tanto hay que estar vigilantes principalmente en las candidaturas a presidencias municipales y presidencias de comunidad, que son quienes deberán difundir su propaganda.

3.- Sorprende que haya voces de autoridades electorales que justifican que “no se puede poner en duda la identidad de género de estos candidatos”, cuando es evidente que ante el corto tiempo que tenía el Partido para sustituir a estos -inicialmente- hombres, parece que lo primero que se les ocurrió fue auto adscribirse como mujeres e incluso ya no sustituyeron documentación, simplemente con su auto adscripción fue suficiente.

Lo anterior indica que hay una laguna en la ley electoral y fácilmente puede ser vulnerada, y de aprobarse en esta ocasión se corre el riesgo que se vuelva una práctica en siguientes procesos electorales y algo que deben tener en cuenta las autoridades electorales, es que las mujeres y la comunidad de diversidad sexual no pertenecen al mismo grupo de atención prioritaria.

Deja mucho que desear el actuar del partido Fuerza por México, al suplantar identidades y de tratar de ocupar el espacio de las mujeres o bien el de la comunidad de diversidad sexual, sectores de la población que les ha costado mucho el reconocimiento de sus derechos políticos-electorales, como para que ahora los utilicen personas que están en el poder en busca de más poder.

Y una tercera situación que se presentó fue con el Partido del Trabajo, el cual no cumplió con la paridad en la contienda de presidencias de comunidad, y por lo tanto al presentar únicamente a 95 mujeres y 104 hombres como aspirantes a presidencias de comunidad, de un total de 299 que tienen elección constitucional en Tlaxcala, indica que es mucho lo que se invierte en un partido político, y pocos los beneficios que se obtienen.

Lo que sucedió con el PT no se justifica, no pueden argumentar que no hay mujeres aspirantes, que no interesa a las mujeres la política, que el tiempo fue corto para elegir a mujeres candidatas o que no hay recursos para formación de cuadros políticos, no hay justificación, pues desde 2014 la paridad se debe cumplir en Tlaxcala, y por Ley, los partidos políticos están obligados a destinar el 3 % de su presupuesto ordinario anual a la capacitación, promoción y desarrollo de liderazgo político de las mujeres ¿Qué le han hecho entonces a ese recurso económico? ¿Cómo se lo han gastado? Y ¿Cómo lo han justificado? ¿A dónde están sus resultados?

El Congreso Local debe reformar la ley para detener este tipo de abusos y el órgano electoral o quien corresponda, debería aplicar severas auditorias a los partidos políticos, convertidos varios descaradamente en empresas familiares que se mantienen del erario público -el PT uno de ellos-, y la ciudadanía debería poner más atención en elegir por quién va a contender y por quién va a votar.

Vividores de la política ya son muchos los que existen en el país y en nuestro estado, es necesario ponerles un alto.

¿O acaso no le parece un exceso que en Tlaxcala para este proceso electoral contiendan 15 partidos políticos, cuando hay tantas necesidades por atender, como es la pobreza?

¿No le parece un exceso que más de 18 mil personas anden en campaña en busca de un cargo público, y cuando tienen que compartirnos qué van a hacer, no sepan el contexto y la problemática en la que viven y menos sepan decirnos cómo van a trabajar para solucionarla?

¡Si no le parece un exceso, entonces vivimos en la irrealidad y en la fantasía, y eso es grave y muy preocupante!

 *Red Nacional de Periodistas

Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.