Asume Maximino Hernández seguridad pública del estado ante la fuga del Alfredo N.
22 noviembre, 2021
Presenta SEGOB a encargado de despacho de la SSC a mandos medios
23 noviembre, 2021

La prensa libre es un actor esencial en cualquier sociedad democrática.

En esta ocasión me embargan sentimientos encontrados. Por una parte, comparto la alegría   de quienes forman parte del gran equipo y familia de Radio Huamantla, por su 73 aniversario, mi reconocimiento y felicitaciones por la gran labor realizada para informar con objetividad y profesionalismo e interconectar a la sociedad tlaxcalteca con un medio que para muchas familias forma parte de su vida cotidiana.

Por otro lado, comparto la indignación por la violencia contra nuestra estimada compañera Noemí Carmona. La prensa libre es un actor esencial en cualquier sociedad democrática. Desde el año 2000, 159 periodistas han sido asesinados en México por su trabajo, y esto lo convierte en uno de los países más peligrosos para ejercer esta profesión. El 90 por ciento de los delitos contra periodistas en México actualmente quedan impunes[1]. De acuerdo a la Organización de Estados Americanos (OEA), los actos de violencia contra periodistas tienen un triple efecto: Vulneran el derecho de las víctimas a expresar y difundir sus ideas, opiniones e información; generan un efecto amedrentador y de silenciamiento en sus pares; violan los derechos de las personas y las sociedades a buscar y recibir información e ideas de cualquier tipo.

Y es que es lamentable que en nuestro país cada 12 horas, un o una periodista es agredida. En el primer semestre de este año, 362 periodistas han sido blanco de agresiones que van desde intimidación, hostigamiento, amenazas, el uso ilegítimo del poder público, agresiones físicas que en ocasiones les priva de la vida.

Debido a que las agresiones en contra de periodistas y defensoras de los derechos humanos han sido recurrentes, se han implementados acciones para proteger no sólo la vida e integridad de las periodistas, sino para salvaguardar y garantizar nuestro derecho a saber, a conocer lo que ocurre en nuestro país, en nuestro estado y sobre los temas que son de interés público.

Así, se cuenta con la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas y con el Mecanismo de protección para defensoras de derechos humanos y periodistas; debemos recordar que algunas de ellas, como Lidia Cacho han logrado la protección de un organismo internacional, en este caso, por las agresiones de que ha sido sujeta por sus investigaciones sobre la trata de personas con fines de explotación sexual y comercial.

Los principales perpretadores de las agresiones que sufren las y los periodistas son agentes del estado, entre quienes se encuentran en primer lugar a servidores públicos del ámbito municipal, seguido del nivel estatal y finalmente por funcionarios federales.

Artículo 19 documentó 120 agresiones contra mujeres periodistas en el primer semestre. De éstas, al menos 35 tuvieron un componente de género o connotación sexual (28.69%). En su mayoría fueron intimidaciones y hostigamientos (49 casos), principalmente a través de campañas de desprestigio y comunicaciones intimidatorias. Esto es también visible en línea, pues se documentaron 46 agresiones digitales contra periodistas mujeres cisgénero y 4 contra mujeres transgénero.[2]

La semana pasada, nuestra estimada compañera Noemí Carmona fue blanco de una artera agresión, su casa fue baleada, lo que representa un acto violento que no podemos pasar por alto; la violencia no puede ser aceptada como parte del escenario en nuestra entidad, no sólo por lo que representa para una comunicadora y por el mensaje que manda a quienes se dedican a esta importante labor, sino porque limita nuestros derechos humanos, nuestro derecho a saber. Por ese motivo, me uno a las voces que condenan este ataque contra Noemí Carmona, contra esta casa y contra la libertad de expresión. Pugnemos por un México y un Tlaxcala sin miedo. Por un periodismo libre y por la construcción de un debate de altura con argumentos y no con mecanismos de intimidación que en el contexto en el que nos encontramos, está fuera de lugar.


[1] https://www.hrw.org/es/news/2020/06/11/el-luto-del-periodismo-en-mexico

[2] https://articulo19.org/informe-semestral-2021/

Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.